Tuslances.com - Caza y Pesca

Tu espacio de Caza y Pesca en internet


Volver Volver al índice

El adiestramiento del perro de caza: la muestra

El adiestramiento del perro de caza: la muestra

Enviado por Tuslances.com el 28-02-2013

Cuando el perro entra en contacto olfativo directo con la presa, se inmoviliza. Se trata de una reacción propia de su instinto natural; es tarea del adiestrador guiar y controlar esa tendencia espontánea.
15050 Visitas
Compartir en Whatsapp

Casi todos los perros, no sólo los de caza, se inmovilizan cuando el olor emanado por una posible presa llega a su finísimo olfato; este comportamiento natural precede, en más o menos tiempo, al instinto natural de agresión.

Este tipo de actitud, sin embargo, no es lo que los cazadores entienden por “muestra”, sino que se trata de una tendencia innata que debe guiarse y controlarse para encaminarla a las finalidades propias de la caza. Por esta razón, el trabajo del adiestrador no debe conllevar ninguna clase de forzamiento para el perro, sino que debe acompañar el instinto, expresado de distintas maneras, que ya posee el auxiliar, buscando su implicación en un contexto de caza no autónoma, sino orientada hacia la colaboración con el cazador.

Las posiciones

Antes de iniciar el adiestramiento, será de utilidad clarificar qué se entiende por muestra: cuando el perro está inmóvil ante la presa, solamente esta “inmóvil”; pero cuando asume una posición tensa, con el cuerpo vibrante, la cola rígida y una inmovilidad absoluta, entonces se produce la “muestra”.

Prescindiendo de los estilos de muestra, que pueden presentar características específicas en cada raza, existen cuatro posiciones fundamentales, comunes a todas las razas, que se pueden definir de la siguiente forma: muestra erguida, muestra echada, muestra de espera y muestra sentada.

La muestra erguida se produce cuando el perro está rígido sobre sus cuatro patas, con el cuello tenso y la cabeza dirigida hacia el punto del que proviene el olor de la presa; en dicha posición el perro puede levantar una de las dos patas anteriores, en una actitud de agresión, lo que no constituye, contrariamente a lo que algunos puedan creer, una cualidad particular.

En la muestra echada, el perro está en contacto con el terreno mediante el pecho y el abdomen: las patas anteriores están estiradas hacia delante y las posteriores dobladas bajo el cuerpo.

La muestra de espera es la que se produce cuando el perro se queda inmóvil al estar cerca del rastro de la pieza, pero también inerte y poco propenso a proseguir la acción.

En la muestra sentada el perro se sienta con las patas posteriores sobre el suelo y la parte anterior del cuerpo erguida; la actitud es de vigilancia y en ella la cabeza asume una posición horizontal.

El adiestramiento específico

La mayor dificultad no consiste en enseñar al perro la muestra, que es un instinto espontáneo, sino en hacerle comprender que su acción no debe desarrollarse autónomamente, pues debe actuar en colaboración con el cazador para abatir la presa. El perro debe esperar la voz del cazador antes de iniciar cualquier acción.

Se trata de hacer comprender al perro que a él le corresponde encontrar la presa y señalarla al cazador: a partir de ese momento, el hombre pasa a ser el protagonista de la acción.

Para el adiestramiento específico es suficiente el colar con la correa, un silbato y eventualmente presas de granja.

Una vez suelto el perro, se espera a que encuentre el rastro de la presa; cuando advierte el olor y da señales de detener su acción, el adiestrador debe acercarse velozmente al perro desde atrás, poniéndose a su lado sin sobrepasarlo nunca. A partir de ese momento el adiestrador no debe perturbar con su acción la perfección de la muestra; es inútil alentar o acariciar al perro en la espalda o incitarle con la voz. Los únicos casos en los que se hará necesario una intervención enérgica para interrumpir la muestra serán aquellos en los que el perro haya señalado (con absoluta certeza del cazador) una presa “inadecuada”, como por ejemplo alguna especie protegida.




Cuando el perro detecta a la presa, el adiestrador o cazador se pone a su lado teniendo cuidado de no sobrepasarlo nunca

Cualquier tentativa encaminada a modificar la postura del perro, que obedezca a criterios puramente estéticos, es perjudicial; cada animal tiene un estilo propio y no podrá entender por qué motivo desagrada al cazador.

Llegados a ese instante, las reacciones de la presa pueden ser dos: o alejarse a peón o levantar el vuelo. En el primer caso puede darse algún paso, acompañando al perro en su “guía”, mientras que en el segundo caso hay que comportarse según la reacción del perro: si permanece inmóvil ante el aletear de la presa, todo va bien; si, por el contrario, llevado por su instinto, tiene la intención de perseguir a la presa (incluso si son pocos metros), es necesario intervenir enérgicamente con el silbato y con el collar. Inmediatamente, apenas el perro de señas de querer moverse hacia la presa que levanta el vuelo, el cazador debe dar un fuerte pitido con el silbato, acompañado de un tirón enérgico de la correa del collar que le hará entender que debe frenar ese impulso.

Tras una serie de tentativas, el perro entenderá y dejará vía libre al cazador y su escopeta. Aquí entra en juego el adiestramiento para la posición de “tierra” ya adquirida por el animal; ésa es la postura justa que debe adoptar ante el aletear de la presa, tanto por obvias razones de seguridad, como para no obstaculizar en ningún modo el momento del disparo.

El perro seguirá atentamente con su mirada el vuelo de la presa y, viéndola caer tras el disparo, entenderá la diferencia de papeles y los respetará con convicción. Es importante no fallar demasiados disparos, porque con ello se podría producir una comprensible desilusión por parte del perro.

Un estilo para cada caza

Todo auxiliar, sea cual sea su raza, tiene un modo absolutamente personal de mostrar; muy a menudo la posición se encuentra en estrecha relación con el tipo de terreno. Un perro inteligente no muestra echado en un fresquedal o en una marisma, para no mojarse el abdomen, ni realiza la muestra levantado sobre las cuatro patas en un terreno resbaladizo y en pendiente.

Cada raza, sin embargo, presenta en la muestra características inconfundibles, que son transmitidas de generación en generación gracias a la constante y precisa intervención de los adiestradores.

Vamos a ver los estilos de muestra de las razas más difundidas:

El setter es el maestro de la muestra llamada echada o “gateada”, de forma que el perro se agacha sobre el suelo con una actitud muy similar a las de los grandes felinos. La cola, cairelada, permanece extendida en forma de arco, en línea con el cuerpo, y con el hocico alto, al viento.

Setter

Fuerza e ímpetu son, en cambio, característica de la muestra erguida del pointer, que siempre es rígida y firme. Cuando a su nariz llega la emanación de la presa, el perro detiene inmediatamente su acción; las patas en el suelo, el hocico al viento y el cuello a menudo doblado para absorber mejor los efluvios. Foto pointer.

Pointer

El bretón tiene una muestra muy delicada, perfectamente en línea con el carácter de la raza. La muestra es erguida, las patas sobre el suelo (a menudo una de las anteriores levantada) y el hocico bastante alto; es frecuente la angulación del cuello, siguiendo la cual será posible identificar fácil y claramente el refugio de la presa. foto

Bretón

La muestra del braco alemán es una de las más sólidas: erguida, muy expresiva y, a menudo seguida de una cauta pero segura guía. foto

Braco

La del drahthaar es análoga: segura y muy sólida; cuando es necesario, puede transformarse en sabueso, siguiendo el rastro de las liebres con habilidad. foto

Drahtaar

El perdiguero de Burgos tiene una muestra reflexiva pero firme, y su guía es suave y sin precipitación; su sangre de sabueso le permite seguir las piezas con facilidad, especialmente las de pelo.

Perdiguero de Burgos

La muestra tardía

Es una situación particular que se produce cuando el perro gira las patas anteriores y se inmoviliza mirando hacia atrás, hacia la dirección de donde proviene.

Aunque suscite admiración, esta muestra constituye un remedio a una distracción procedente del perro, que ha reaccionado ante la emanación de la presa con un momento de retraso, con el riesgo de “saltársela”.

 

Tuslances.com


15050 Visitas
Compartir en Whatsapp
  • #1 Hugo Fernandez

    Buenas tarde tengo una bretona de 9 meses que va muy bien con el rastreo la marca y el aport , lo unico que me esta costando un poco es la inmovolidad al disparo .Quisiera lograrlo por su joven edad; pienso que lo voy a lograr evitar que salga tras el ave en vuelo.Que me recomiendan , colocarle una cuerda y sujetarla en ese preciso momento ? con orden de voz o silbato? muchas gracias por la consulta , saludos y buena temporada . Aqui estamos en plena temporada que va desde mayo a julio. saludos.

    18/07/2018 22:55

  • #2 dario

    Hola buena noches, le envio este mansage para hacerle una consulta con respecto a mi perra pia (braco alemán). Resulta que trae bien las presas las olfatea bien pero el problema es que no hace la muestra se las chocas y las levanta (perdis). Yo pratico con la caña con la pluma pero la corre todo el tiempo nunca se detiene hasta que se cansa y se echa. La perra tiene 9 meses . Gracias espero su respuesta.

    26/04/2021 06:40

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x