Tuslances.com - Caza y Pesca

Tu espacio de Caza y Pesca en internet


Volver Volver al índice

El perro de muestra

El perro de muestra

Enviado por Tuslances.com el 06-04-2012

Para el perro, la caza es un hecho instintivo. Cuando este comportamiento espontáneo se transforma en la acción de apuntar hacia la presa y “mostrarla”, nace el auxiliar del cazador.  
27544 Visitas
Compartir en Whatsapp

Cuando el perro de muestra alcanza su presa no se lanza a su persecución, sino que se detiene para valorarla

A causa de una característica biológica innata, los perros, contrariamente a como actúan los felinos, no esperan a la presa al acecho, sino que la rastrean siguiendo con el olfato la pista sobre el terreno y, cuando la alcanzan, asumen comportamientos diversos: algunos se lanzan a una persecución desenfrenada, mientras que otros se detienen para valorar la fuerza y las posibilidades de su adversario. A esta segunda categoría pertenece el perro de muestra, bien diferenciado del perro de rastro, que hace del seguimiento su razón de ser, o de los de madriguera o de cobro, definidos de esta manera por sus actitudes o virtudes específicas.

Sobre este instinto natural actúa el adiestrador, quien debe consolidar, en base a las exigencias de la caza, las dotes del perro, pero sin forzarlo ni coaccionarlo, sino tan sólo educándolo al concepto de “colaboración”.

La clasificación

La simple actitud favorable a la caza no es suficiente para clasificar adecuadamente los perros utilizados en la actividad venatoria.

A partir de la necesidad de valorar a los auxiliares según sus capacidades se ha establecido una división en seis grandes grupos principales: de muestra, de rastro, de madriguera, de levante, de cobro y de carrera.

Los perros de muestra buscan la presa y la “indican” al cazador; los de rastro, en cambio, hacen del seguimiento de los animales de pelo su método venatorio; los perros de madriguera buscan introducirse en el refugio de la presa y la obligan a salir al descubierto; los de levante exploran cualquier terreno donde pueda esconderse la presa y la obligan a hacerse ver; los perros de cobro están especializados en la recuperación de la presa, una vez abatida; finalmente, los de carrera, la siguen visualmente, desplegando una velocidad y una potencia muy grandes.

El único denominador común entre los distintos grupos, con la única excepción de los perros de carera, es el olfato, que en todos ellos está muy desarrollado y guía al perro en cada uno de sus movimientos, independientemente de la técnica de caza que luego empleará.

Definición de muestra

Los objetivos que un perro de muestra debe perseguir son múltiples: detectar con el olfato la emanación del animal, acercarse a él haciendo el menor ruido posible, mimetizarse a la vista de éste. Intentar que no sospeche sus intenciones y permitir al cazador que se acerque.

Todos estos objetivos se alcanzan con la muestra, que puede ser definida como una rigidez “afelpada”, guiada instintivamente por el fuerte efluvio que proviene de la pieza. Ésta es en el perro una reacción instintiva ordenada por los centros nerviosos del cerebro, que responden de esta manera al estímulo ejercitada por la intensa emanación de la presa.

En conclusión, raramente es necesario enseñar la muestra al perro, pero en cambio es importante adaptarla a las exigencias del cazador y evitar radicalmente la tendencia a la persecución (que pueden presentar algunos sujetos) en el momento de la fuga repentina de la presa. Las fases de la muestra dependen siempre del tipo de presa y de sus reacciones; de hecho viene precedida por la actitud con la que el perro interrumpe la búsqueda y sigue a través del aire la sutil emanación que su sensible olfato ha percibido, y es seguida por la “guía”, cuando la presa se aleja y el perro intenta por todos sus medios no perder el contacto olfativo.

Estilo y clima

Si bien cada raza tiene un estilo específico de muestra, también otros factores influyen en esta capacidad, entra los cuales se encuentran las condiciones climáticas.

La relación entre la capacidad olfativa del perro y los elementos “externos”, como la intensidad de la emanación, es muy estrecha. La propia presa envía efluvios variables según su estado, su permanencia en el punto donde es descubierta y los encuentros precedentes: por ejemplo, una perdiz pardilla que ha efectuado dos o tres viajes en poco tiempo, emana un efluvio muy distinto de la que ha sido sorprendida tranquilamente mientras comía. El perro responde ante estas situaciones distintas con muestras diferenciadas, aun manteniendo su estilo característico. Una relación de constante colaboración entre perro y cazador permitirá identificar fácilmente estas pequeñas pero importantes diferencias. En ocasiones se trata de detalles de poco relieve, como una actitud más o menos erecta, la posición de la cola, la rigidez general o la inmovilidad más o menos pronunciada; sabiendo descifrar el tipo de muestra del perro se obtendrán informaciones muy útiles acerca de lo que tiene el animal en mente.

Adiestramiento de un korthal continental: solamente buscando la colaboración del animal se obtendrá un buen perro de muestra

Las razas de muestra

En el curso de los siglos, casi todas las naciones europeas han efectuado una selección bien definida de las razas de muestra, partiendo de las cepas más diversas y favoreciendo los factores de especialización. Los dos principales grupos son lo británicos y los continentales. Los primeros comprenden el Setter (ingles, irlandés y gordon)  el Pointer. Su característica común es la búsqueda en un amplio radio y el galope veloz: poderoso e impulsivo el del Pointer, fluido y más ligero el del Setter; la muestra es repentina y nerviosa en el pointer, felina y suave en el setter. Entre los tres setter, el inglés es el más difundido, mientras que el irlandés apenas es usado para la caza y el gordon es el más sosegado y “pesado”.

El setter inglés es uno de los perros de muestra  más difundidos

Entre los continentales se incluyen todos los restantes perros que no pertenecen a las dos familias precedentes, desde el braco alemán hasta el bretón, pasando por el drahathaar y el grifón. Todos ellos son óptimos galopadores (con la única excepción del bretón), tienen un temperamento generoso, una sólida muestra y un cobro correcto.

La búsqueda en un amplio radio y el galope sosegado es una característica del gordon, así como de los otros perros de muestra ingleses; es tenaz y entrega la presa sin dañarla en lo más mínimo

Entre los continentales mas lentos (son también los perros de razas más antiguas) tenemos el braco italiano, el perdiguero de Burgos y el spinone.

El braco italiano pertenece a la categoría de los continentales lentos

En España los peros de muestra más difundidos son el pointer (el que más), el bretón, el braco alemán y el setter inglés (especialmente en el norte), entre otras razones porque se trata de auxiliares, en términos generales, que normalmente tienen un rendimiento muy elevado.

El perdiguero de Burgos es el perro de muestra español por excelencia. Su búsqueda es lenta y minuciosa, su muestra es firme, en el cobro es impecable

LA MARIPOSA

Un perro de muestra revela sus actitudes alrededor del cuarto mes de edad; en un patio o en campo abierto, se queda quieto ante lagartijas, moscas y pajarillos, ostentando un desarrollado instinto natural.

Se trata de un “juego” tan sólo en apariencia; en realidad, ya se pueden entrever en esta postura los caracteres hereditarios, transmitidos a través de selecciones cada vez más concienzudas.

En este periodo de su vida, dado que no es oportuno forzar al perro o intentar inculcarle nociones que no podría asimilar completamente, se puede animar su juego con la denominada “mariposa”.

Se trata de un pedazo de papel, atado a un hilo sostenido en el otro extremo por un bastón largo; si hacemos revolotear el papel ante el hocico del cachorro, éste intentará sin lugar a dudas atraparlo con la boca, pero cuando vea que no lora capturar este objeto saltarín, empezará a cambiar su táctica y permanecerá inmóvil esbozando una espera más prudente. En el momento en el que el cachorro se detiene y se pone rígido, también la “mariposa” debe estar quieta, para saltar cuando el perro se acerca. Es un juego simple y simpático, pero al mismo tiempo extremadamente eficaz como preliminar para el adiestramiento propiamente dicho.

 

 


27544 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x