Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

Aguardo de Jabalí 1 de Marzo de 2019. Periplo.

Aguardo de Jabalí 1 de Marzo de 2019. Periplo.

Enviado por Jorge B. el 13-03-2019

A escasos pasan no más de 5 minutos oigo a un jabalí trotón acercarse a mi puesto, se para a  metros en el monte sin dar la cara, lo oigo respirar y soy capaz de olerlo. Resopla y carga vientos, pero no me detecta, desconfiado me da una...
486 Visitas
Compartir en Whatsapp

Como es lo habitual preparo todos los trastos y reviso que no se olvida nada. Nos marchamos pronto, para llegar con suficiente tiempo para prepararme tranquilo.

Son las 19:30 horas, la temperatura espectacular para una gran noche de aguardo 18 ºC viento al principio racheado moderado, aunque sin llegar a molestar en exceso, dirección Poniente.

Al poco de ponerme en el árbol serían las 20:30 horas empiezo a escuchar de una forma tenue y engañosa al oído, por efectos del viento, como chapoteos por el arroyo que tengo a unos 25 o 30 m. Pero al poco dejo de oir. La noche transcurre sin sobresaltos, tranquila y agradable, el viendo baja casi a nulo.

Mi compañero Carlos que tiene su puesto cerca de mí, pero sin llegar a molestarnos, es más nos complementamos, me avisa por mensaje que a las 00 horas se va para el coche si no hay movimiento y me espera allí.

Son las 23:30: -“Ok Carlos allí nos vemos, si sigue la cosa calmada”.

A escasos pasan no más de 5 minutos oigo a un jabalí trotón acercarse a mi puesto, se para a  metros en el monte sin dar la cara, lo oigo respirar y soy capaz de olerlo. Resopla y carga vientos, pero no me detecta, desconfiado me da una vuelta, rodeando el puesto, se para y se queda inmóvil escuchando, pasamos más de media hora así, con sigilo cojo el móvil y le mando un mensaje a Carlos, para avisar que tengo uno, a esto que veo que él me dice que ha tenido uno y que iba para mi…. ¡Será el mismo! Pienso…. Leo: “No aguanta la luz ni un segundo, si te entra tira rápido”. - “Ok Carlos, “¡aquí le tengo!”. El jabalí empieza a moverse otra vez sin dar la cara y vuelve al punto de inicio, vuelve a quedarse escuchando. Pasados unos minutos se activa de nuevo y vuelve a hacer lo mismo, sin dar la cara, me rodea. Tengo una pequeña ventana abierta que si pasa por ahí le tiro. Efectivamente se dirige hacia el ventanuco y lo oigo que esta comiendo… “Crack Crack”, las almendras que hay en el suelo le vuelven loco y está dando buena cuanta de ellas. No hay más de 5 metros, abro el arco, tiro la luz… - “No lo veo”, me refleja la luz en la maleza y no consigo verlo, pero no extraña la luz y sique comiendo. Vuelvo a abrir y vuelvo a dar un linternazo….. – No es posible me falla la linterna – Cierro y oigo que se va hacia debajo de nuevo, tengo un subidón de adrenalina que me hace temblar como si de frío estuviera tiritando. En menos de 1 minuto curiosamente se mete en la plaza, ¡Lo tengo a tiro!. Vuelvo a abrir el arco, atacado de los nervios, con el aviso de que no me aguanta la luz, en un segundo tengo que valorar la postura, si es buena postura de tiro, la ubicación etc. Por el comportamiento creo que es un macho. Abro…. Enciendo, lo veo cruzado y aprieto el gatillo, como si fuera todo a cámara lenta veo como se enciende el trazador de la flecha…. ¡No puede ser!. … ¡He fallado!. La flecha se queda clavada en el suelo bajo un chaparro. ¡Bajonazo!, aquello es una feria con el trazador, el guarro se da la vuelta y a unos 10 metros se para, no ha extrañado el tiro, no sabe que ha pasado, pero con la luz del trazador, recela y se marcha.

Con la moral por los suelos, espero un rato, a que dé tiempo a que el guarro se aleje y me bajo del árbol a coger la flecha y apagar el trazador. El lance ha durado casi una hora.

Al bajarme del árbol trago ceniza a punta pala, ya que es una zona que se quemó hace años y aunque está totalmente recuperada, los alcornoques mantienen ceniza y me da tos. Recojo y me voy al coche a esperar a Carlos. Por donde salgo a la carretera toso, cuando llego al coche leo: - “Un tío ha tosido en la carretera y me ha espantado dos guarros que los tenía en plaza…” Me separaba una distancia más que considerable, para que no me escucharán, pero lo hicieron. El mosqueo que cogí se elevó a la enésima potencia, pero son cosas que pasan.

Es la 1 de la madrugada del día dos y damos por finalizado nuestro periplo, del que sacaremos a buen seguro cosas positivas y sin duda horas de vuelo.

Tras intercambiar opiniones, dedujimos que es el intervalo de tiempo que tuvimos la acción se movieron 4 guarros distintos, pero que coincidió en las horas. Por tanto no tenían nada que ver los que tuvo Carlos y tuve yo.

Desde la distancia de los días y tras la frustración del momento, fue muy muy emocionante.

¡Una noche de las que hacen afición!. Tras el periplo esperaremos al siguiente día de aguardo.


486 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.