Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

Batidas de jabalí en Almogía (Málaga). 1, 2, 3 y 4 de Noviembre de 2012.

Batidas de jabalí en Almogía (Málaga). 1, 2, 3 y 4 de Noviembre de 2012.

Enviado por Montero el 07-11-2012

Lo que se está consiguiendo en Almogía en torno al mundo de la caza es digno de mencionar. Ambiente familiar, mujeres y hombres, más jóvenes y menos jóvenes, niños y niñas. Da gusto ver cómo la juventud hereda la afición por la caza. Y con más fuerza si cabe que los padres!!
7740 Visitas
Compartir en Whatsapp

Éxito rotundo. Con estos términos (y me quedo corto) habría que calificar las jornadas cinegéticas que tuvieron lugar los pasados 1, 2, 3 y 4 de noviembre en Almogía (Málaga). Si ya de por si es difícil llevar a cabo una batida de jabalí, con todo lo que conlleva (cuidar y vigilar la mancha, llevar al día los trámites oportunos con la administración, que por cierto no son pocos y cada vez más complejos, contratar rehalas, catering, postores, veterinario,....), no digo nada lo que tiene que ser organizar 4 días seguidos de batida al jabalí. Por eso, lo que el orgánico Juan José Jiménez consiguió en estos días es, meritorio no, más.

Todo ello dificultado por las condiciones meteorológicas que quisieron hacerse coincidir con las cacerías. Días de niebla y lluvia. Había que sacar cochinos de noche, cubiertos de barro y agua; había que quedarse sin dormir para vigilar las manchas; no pasaba nada, todos a una.... Y así 4 días...

Los resultados hablan por si solos:

Jueves 1 de noviembre: 11 puestos – 12 jabalíes

Viernes 2 de noviembre: 25 puestos – 10 jabalíes

Sábado 3 de noviembre: 40 puestos - 25 jabalíes

Domingo 4 de noviembre: 40 puestos – 10 jabalíes

Habría que destacar que se trata de finca abierta, nada de cercones o cochinos soltados, que últimamente afloran en algunas fincas más de lo deseado (pierde el encanto y el aliciente de lo que, para mi gusto, es la caza: la incertidumbre).

Lo que este orgánico está consiguiendo en Almogía en torno al mundo de la caza es digno de mencionar. Ambiente familiar, mujeres y hombres, más jóvenes y menos jóvenes, niños y niñas. Da gusto ver cómo la juventud hereda la afición por la caza. ¡¡Y con más fuerza si cabe que los padres!! Este es el caso de María, que con no más de 7 años, ya se echa al monte con los perros. Y mira que es duro y difícil de andar el terreno en estos montes de Almogía, donde la densa vegetación, en la mayoría de los casos te cubre. ¡Daba gusto verla!. ¡Qué afición!.

María en plena faena con uno de los cochinos cazados

Además a estas monterías viene todos los años un grupo de amigos y familiares desde Cantabria, a algunos de ellos tuve el placer de conocerlos allí mismo, y me contaron lo distinta que es la caza del jabalí en Andalucía y en Cantabria. Merece la pena recorrerse España entera de punta a punta para cazar con los amigos!. En este ambiente se vivieron los días de montería o batida de jabalí en Almogía. Incluso algunos tuvieron la fortuna de hacerse novio en los primeros días de caza, como lo demuestra el vídeo que os dejo a continuación:

Yo sólo pude asistir a la batida del domingo. Fui con mi padre. Llegamos en torno a las 8:30 de la mañana a la reunión, en el cortijo donde se celebraría el sorteo y tendría lugar el desayuno y la comida. Cola-cao y bollo con zurrapa para ir calentando el cuerpo.  El día amenazaba lluvia. Sobre las 10:30  de la mañana el sorteo de los puestos. Me toca el puesto número 3 de la armada El Cabrero. Cogemos el coche y nos vamos toda la armada detrás de Juan, el postor. Uno a uno nos va colocando.  Para acceder al puesto dejamos el coche en el carril. A la derecha del carril subimos por una pendiente para alcanzar la tablilla de nuestro puesto. A la izquierda del carril otro pecho hacia arriba donde estaba el tiradero. Un testero muy amplio, con acebuches y encinas intercaladas y un cahorro por medio que dividía el testero en dos lomas. Un tiradero espectacular.

Panorámica de nuestro tiradero

Vista al lateral derecho desde nuestro puesto. Se observa la pronunciada pendiente.

Nada más soltar los perros ya suenan las primeras ladras y los primeros tiros. A la media hora veo aparecer un zorro con el lomo negro, muy bonito. No lo tiro, no quería hacer ruido tan temprano. Se acercan los perros por mi testero, pero no sale nada. Cuando los perros ya han pasado de largo, aparece por detrás nuestra otro zorro. Baja desde la altura a la que estaba nuestro puesto hacia el carril, lo cruza y sube el pecho de enfrente. Por allí se pasea mientras lo meto en la mira pensando en si lo tiro o no. Tampoco lo tiro. A ver si entra el guarro. Pero nada.  Durante todo el día la lluvia, fina, iba y venía.

Los tiros siguen sonando en el resto de puestos de la mancha. Cerca de la una de la tarde entra otro zorro desde nuestra izquierda. Nuevamente me quedo mirándolo apuntándolo con la mira. Le meto los 6 aumentos. Qué tiro tiene jeje. Pero tampoco quiero tirarlo. En esto que suena por la izquierda, donde estaba el puesto número 2, PIM, PIM, PIM!! Digo coño!! Le están tirando al zorro? Pero no veo impactos de bala ni cerca ni lejos del zorro. Mi padre me dice que “al zorro no lo están tirando eh!! Eso es a un guarro!”. Sigo mirando al zorro que sube por el pecho y acto seguido veo cómo se cruza un cochino grande visto y no visto desde un manchón espeso de matorral hasta taparse con la vegetación del cahorro. Joder!! Detrás, al minuto, sale otro, más chico. Este si me da tiempo a tirarlo, pero muy largo. Le suelto un tiro y lo fallo. Sigo pendiente, hay movimiento. Escucho otro tiro del 2. Me quedo mirando atento a la zona por donde salieron los otros dos. Pienso que si los otros salieron por ahí, por qué no va a ser así con el próximo. Efectivamente estoy en lo cierto. Sale otro!! Me encaro el rifle, tengo los 6 aumentos, el tope que me da mi visor. Meto al cochino en la mira, va al trote, espero un momento y cuando se va a meter en el zarzal del cahorro le suelto el tiro. Mi padre me dice que cree que le he dado. Yo tengo mis dudas. Al momento escucho un chillido. Coño le he dado!! (cuando llegué a casa comprobé, viendo los planos, la distancia a la que lo había tirado, estaba a 205 metros).

En Azul: El cahorro o vaguada que dividía las dos lomas

Flecha roja: Manchón o espesura desde la que salieorn los jabalíes

Cruz roja: Lugar donde tiré el guarro que pude abatir.

Los perros, que estaban de vuelta ya, tras el rastro, no tardan ni medio minuto en dar con él. De ahí al final de la montería ya no entra nada más por el puesto. Cuando termina la montería, bajamos al coche a soltar los bártulos y coger unas cuerdas para arrastrar el cochino. Subo el pecho de enfrente. Desde el puesto parecía que estaba más limpio el monte! Las veredas que veía desde el puesto ya no se ven jeje. El monte se cierra a medida que voy subiendo hasta que alcanzo un claro que fue donde tiré al cochino. Me voy al chaparro junto al que estaba el guarro en el momento de tirarlo, antes de taparse otra vez entre la maleza. Allí veo la sangre del tiro. Sigo el rastro y un poco más abajo, ni 3 metros anduvo, en medio del cahorro, estaba el cochino entre la vegetación. Un marranete macho de unos 50 kilos. Tenía el tiro pelín trasero, en los riñones. Allí quedó. Le até la cuerda y con la ayuda de mi padre bajamos el cochino hasta el carril. Menos mal que era cuesta abajo! Allí me estaba esperando Juan José con su hija para meter el cochino en su coche y llevarlo a la casa donde era la comida, y donde esperaba el veterinario para hacer los oportunos análisis. Me comenta en ese momento que nuestro amigo y forero “Forestal” y su padre han cazado un berraco bueno. Un pedazo de cochino de más de 100 kilos con una boca muy bonita para una tablilla.

Llegamos a la casa y nos apretamos entre pecho y espalda un plato de garbanzos riquísimos. Acompañado de embutidos y unas aceitunas buenísimas, fenomenalmente aliñadas. No faltaba ni gloria en la comida. Muy bien atendidos en todo momento. Poco a poco van llegando los cochinos. Nos hacemos una cuantas fotos y con la alegría de haber pasado un gran día de caza nos despedimos para volver a casa.

Aquí estoy yo con el cochino que cacé

En esta foto Forestal y su cochino

Vistas del puesto de Forestal, envuelto en niebla

Quisiera dar la enhorabuena al orgánico, porque cuando las cosas se hacen con ilusión y ganas, los resultados solo pueden ser exitosos. Se nota que es una cacería organizada por una persona a la que le gusta la caza. Se nota en el ambiente. Se nota en la colocación de los puestos, primando ante todo la seguridad. Se nota porque cada puesto tiene amplios tiraderos, se nota en las rehalas que lleva, con perros y rehaleros de casta. Se nota en la organización.

El año que viene, si Dios quiere, otra vez estaremos en Almogía para contarlo.

A continuación os dejo algunas fotos de los 4 días de montería:

 

 

 

 

 

Saludos y buenos lances!!

 

Montero

Tuslances.com

 


7740 Visitas
Compartir en Whatsapp
  • #1 Pajarito

    Que buen reportaje Montero!! Que bonitas las fotos y muy bueno ese video del noviazgo!! Enhorabuena campeon!!

    08/11/2012 01:54

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.