Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

Cazando en Córdoba, Argentina, "Estancia Los Chañares".

Cazando en Córdoba, Argentina, "Estancia Los Chañares".

Enviado por Tuslances.com el 12-09-2011

Empecé tirando muy bien, Gonzalo me felicitaba, lo mejor fue el puesto, al contrario que por la mañana, en éste podía verlas entrar y podía correrle la mano mejor, tenía más campo de visión. Empecé haciendo muy buenos números y cuando terminé los 500 cartuchos había marcado 457 palomas... Estaba cerca de las mil y me dije... por qué no! jeje. Le dije a Gonzalo que abriese el tercer cajón y que me avisase cuando estuviese por la mitad, sentía ya que el hombro estaba regular, me dolía un poco. Cuando terminé la mitad del tercer cajón miro a Gonzalo y me dice... 659!!! Había conseguido las 1000 palomas!!!
4757 Visitas
Compartir en Whatsapp

Hola a todos!!

Como sabéis he estado por Argentina trabajando y estos días atrás fui a Uruguay, a Punta del Este, donde he podido conocer al "GRAN CUMBA", su mujer Adriana y a la pequeña Sofía, a los que agradeceré siempre su hospitalidad y mimos que me han dado, como decimos en el sur.... Que buena gente son!!
Desde aquí os mando besos y abrazos.

Pues bien, el tiempo no nos acompañó y no pudimos pegar unos tiros, pero para finalizar mi viaje, hice contacto hace unos meses con David Pérez, dueño de tres estancias especializadas en tiradas de paloma en Córdoba, Argentina... Así, cogí un avión y me planté allí, sólo conocía las tiradas de paloma en Argentina por algunos videos que he podido ver en youtube y ya que estaba por aquí hice caso a David y me fui a conocerlos y ver cómo operaban, como él me dijo .."ven cuando quieras y lo ves con tus propios ojos".

Es dueño de tres estancias, "Posta del Norte", "Sierra Brava" y la increíble "Los Chañares"... Me recogieron en el aeropuerto y me llevaron primero a Sierra Brava, una estancia renovada con más de 150 años de antigüedad. He estado allí un día completo y no tengo palabras para expresar la calidad del servicio que dan, la estancia es muuuy acogedora, la gente, las habitaciones, .... y la caza... qué decir de la caza... si os digo que hay millones de palomas...creerlo porque me quedo corto.

Acompañé a unos americanos a la tirada, yo decidí no tirar porque aunque sólo me cobraban los cartuchos y el alquiler del arma, quería reservarme para el día siguiente en Los Chañares... La tirada duró unas tres horas, yo me fui con John, un escritor de armas americano que venía con todo pagado por Beretta para probar un nuevo sistema de suspensión en la culata para evitar el retroceso en tiradas grandes... El tipo con unos 68 años tiraba bastante bien y me dejó con la boca abierta con más de un tiro, al final del recuento se hizo con 398 palomas con 500 disparos... para mí, una proeza jeje

Terminamos la tirada y al llegar a la estancia nos estaban esperando con un fuego encendido en el jardín y unos entremeses con bebidas fresquitas... Otro detalle fue que al bajarnos del 4x4 vino una señorita con toallas calientes húmedas para lavarnos las manos, la verdad es que no puedo poner ni una sola pega al servicio. Después de el picoteo me llevaron directo a Los Chañares porque me esperaban para cenar allí.

Al llegar me presentaron a todo el mundo y me llevaron a mi habitación, si Sierra Brava me había gustado por todos los detalles, decoración, confort y calidez de las habitaciones, Los Chañares ya fue lo mejor, como un hotel cinco estrellas pero enclavado en una de las zonas más rústicas y con tradición de caza de Córdoba, Macha.

Me presentaron a Howard y Brett Johnson, padre e hijo, serían mis compañeros de caza al día siguiente, cenamos juntos y nos reímos mucho contando aventuritas de caza, cuando les comenté a lo que me dedicaba no pararon de hacerme preguntas sobre Nueva Zelanda y si todo va bien los tendré el año que viene cazando conmigo. Nos fuimos a la cama, al día siguiente tocarían diana a las 7.30 y a las 8.30 queríamos estar ya en el campo.

Después de un buen desayuno, nos fuimos directamente a las posturas. Nos pusimos los tres en línea en una lomita no muy lejos de la casa, no creo que hubiese más de 800 metros... Yo escogí una Beretta superpuesta del 20, desde que estoy en NZ me he acostumbrado al 20 además de que la tirada prometía y seguro que mi hombro lo agradecería. Me asignaron un "birdboy", Gonzalo, también llamado "secretario" o "cargador" en mi tierra.

Empecé a tirar y creedme que no daba a ninguna, volaban muy rápido y sin orden ninguno, cada tiro era diferente y me costó por lo menos una caja o caja y media pillarles el sitio a la escopeta y al vuelo... Cuando me di cuenta miré hacia atrás y vi que quedaba medio cajón de cartuchos nada más, miro la hora y eran sólo las 9.40, llevaba tirando poco más de una hora y ya me había cepillado diez cajas de cartuchos... Entonces me dije... "como siga así esto se acaba en un ratito" jeje. Le dije a Gonzalo, sientate ahí y vamos a tomarnos algo fresquito... Estuvimos conversando un rato y me estuvo dando consejos para poder bajar las que venían más altas. Después del descansito, le hice caso y fue cuando lo disfruté mucho más, bajé un buen número de "estratosféricas" como las llamaría el buen amigo Kampesino jeje.

Dieron las 11 y ya no me quedaban cartuchos, es decir, no quería abrir otro cajón, quise ver qué media hacía con 500 cartuchos y por la tarde intentaría mejorarla, con 1000 tiros en un día me daba más que por satisfecho. Gonzalo llevaba un contador y el resultado de la mañana fueron 420 palomas con 500 tiros, me fui más que contento hacia la casa, no solo por los resultados sino por la gran cantidad de paloma que hay por esos parajes, un paraíso.

Para comer nos dieron un buen asado, vacío, entraña, bifé, tira, pechito de cerdo,... todo regado con un buen vino malbec, y un postre delicioso.

Padre e hijo me dijeron que si me importaba salir al campo un poco antes, se habían puesto como objetivo 1000 palomas cada uno y la tirada de la mañana no les había ido nada bien, accedí y nos fuimos derechitos a las nuevas posturas de tarde.

Eran las 14.00 y fuimos en dirección contraria a la mañana, nos situamos en otra lomita, de nuevo alineados y empezamos a tirar.

Empecé tirando muy bien, Gonzalo me felicitaba, lo mejor fue el puesto, al contrario que por la mañana, en éste podía verlas entrar y podía correrle la mano mejor, tenía más campo de visión. Empecé haciendo muy buenos números y cuando terminé los 500 cartuchos había marcado 457 palomas... Estaba cerca de las mil y me dije... por qué no! jeje. Le dije a Gonzalo que abriese el tercer cajón y que me avisase cuando estuviese por la mitad, sentía ya que el hombro estaba regular, me dolía un poco. Cuando terminé la mitad del tercer cajón miro a Gonzalo y me dice... 659!!! Había conseguido las 1000 palomas!!!

Al final del día mis números fueron 1079 palomas con 1250 disparos entre la mañana y la tarde, un 86% de acierto.

Padre e hijo también consiguieron sus mil, pero estuvieron como una hora más tirando y usaron 39 y 48 cajas respectivamente.

Después de la caza, al igual que en Sierra Brava, nuestras toallitas para lavarte las manos y refrescarte, fuego, bebidas fresquitas, picoteo a base de nuggets de pechito de paloma con mostaza y buen vino tinto, perfecto para abrir jugos para la cena.

David estuvo con nosotros en la cena junto con Alex que es el director del complejo y su mujer Jesica, John, el escritor de armas, se unió a nosotros, el cazaría con Howard y Brett al día siguiente.

Después de la cena nos prepararon una sorpresa, por haber llegado a las 1000 palomas nos regalaron una gorra y nos regalaron un masaje de cuerpo entero para reponernos de más de una hora... fue el mejor fin de fiesta que me podía imaginar, la pena es que la masajista podía ser mi madre pero bueno, hizo muuuy bien su trabajo. Después del masaje me senté con David a charlar un rato frente a la chimenea con una buena copa de vino, nos despedimos y a la cama con el mejor sabor de boca del mundo.

Ya al día siguiente me levanté tempranito y me llevaron al aeropuerto, mi vuelo salía dirección Lima a las 9.20 de la mañana... me pegué toda la noche soñando con palomas jejeje.


Un saludo y bueno tiros.







4757 Visitas
Compartir en Whatsapp
  • #1 RITA HOLLAN

    Hemos planeado pasar la semana del 1 al 7 de abril en Argentina y quisieramos experimentar la casa de pluma por 3 o 4 días. Estamos viajando mi esposo y yo, con una hija y un hijo ambos mayores de 25 años. Quisieramos que nos orienten dónde sería factible cazar en esas fechas. Espero su respuesta, Rita Hollan

    12/03/2012 04:43

Escribe un comentario

Captcha Recargar imagen


Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.