Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

El «gusano de las narices» diezma a los corzos

El «gusano de las narices» diezma a los corzos

Enviado por Tuslances.com el 27-11-2012

Los corzos asturianos están enfermos. La asociación cinegética Sierra de Pulide-Nalón ha detectado la proliferación de ciervos infectados por unas larvas que en el mundo cinegético han bautizado como «el gusano de las narices».
960 Visitas
Compartir en Whatsapp

Los corzos asturianos están enfermos. La asociación cinegética Sierra de Pulide-Nalón ha detectado la proliferación de ciervos infectados por unas larvas que en el mundo cinegético han bautizado como «el gusano de las narices». «En el último rececho de corzo cazamos once animales y todos estaban infectados por este bicho», asegura Fernando González Aparicio, presidente de la asociación cinegética Sierra de Pulide-Nalón con sede en Castrillón.

Los cazadores empezaron a observar hace más de cinco años una especie de gusanos de aspecto blanquecino en las fosas nasales y también en la cavidad bucal de algunos corzos abatidos en la comarca. Los casos esporádicos de entonces se han generalizado en los últimos dos años. Así, los expertos consultados aseguran que «la enfermedad del gusano del corzo» se ha extendido no sólo en Asturias, sino que alcanza ya a las comunidades vecinas, con casos identificados ya en la provincia de Lugo y en el norte de Castilla y León.

Javier Lucientes, profesor titular de Parasitología y Enfermedades Parasitarias de la Universidad de Zaragoza, identificó esta especie como «Cephenemya stimulator», un tábano que en forma de larva se introduce en los corzos por la fosa nasal y se aloja en su interior. Estos gusanos provocan problemas respiratorios y dificultades de alimentación en los animales afectados, que acaba debilitándose y perdiendo la vida. «Los veterinarios dicen que muchos corzos acaban muriendo ahogados e incluso algunos de estrés», explica el cazador Fernando González Aparicio.

Según las fuentes consultadas, sólo existen estudios sobre el «Cephenemya stimulator» en países del centro y del este de Europa. Estos informes concluyen que no existe posibilidad de contagio al ser humano, con lo que la carne de los animales cazados e infectados puede ser consumida sin riesgo a contraer la enfermedad. Eso sí, siempre que el «gusano de las narices» no haya generado otra enfermedad o infección secundaria en el animal.

Un corzo, en las proximidades de Piedras Blancas

 

FUENTE:


960 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.