Tuslances.com - Caza y Pesca

Tu espacio de Caza y Pesca en internet


Volver Volver al índice

Cuca, una bretona .

Cuca, una bretona .

Enviado por Edición y recopilación: Javier C el 22-07-2011

Hace como dos o tres temporadas, no recuerdo exactamente, un miércoles (voy los días más raros) me pasé por casa de un familiar a recoger a la 4x4. Digo A ya que me estoy refiriendo a Cuca, una bretona con más de doce años. Cariñosamente le llamábamos la 4x4 pues cazaba en todos los terrenos y no tenía inconveniente ninguno en que el cazador fuera quien fuese.
3731 Visitas
Compartir en Whatsapp

 

Hace como dos o tres temporadas, no recuerdo exactamente, un miércoles (voy los días más raros) me pasé por casa de un familiar a recoger a la 4x4.
Digo A ya que me estoy refiriendo a Cuca, una bretona con más de doce años.
Cariñosamente le llamábamos la 4x4 pues cazaba en todos los terrenos y no tenía inconveniente ninguno en que el cazador fuera quien fuese.
Cuca y yo siempre tuvimos, nuestros mas y nuestros menos.
No había mucha química entre los dos fuera del cazadero.
Pasaba de mí como yo de ella.
Recuerdo que cuando iba a casa de su dueño, no me hacía ni el más "puñetero" de los casos.
Pero eso sí, verme con la ropa de campo era más que suficiente para que me convirtiera en lo que ella más quería (en esos momentos claro).
Con tantos años a su lomos y “con mil y una cacería" a sus espaldas y hocico, Cuca era tan genial como tozuda. (cabezona).
Era ella y sólo ella quien marcaba las "pautas" cuando salía al campo.
Nariz fantástica, boca para el cobro "suave como un guante", fondo como un corredor de "maratón", incansable y le gustaba más el agua que a un "tonto una tiza".
Por contra cuando desidia que " no estaba por la labor " se te ponía detrás tuya y no había forma de que cazara y si le dabas una voz, se tendía en el suelo y no había forma de levantarla.
Era un genio.
Calculo que toda la familia y amigos la llevaron a cazar a fincas buenas, regulares y malas y en todas dejó su inconfundible sello.
No admitía, generalmente, la compañía de otros perros.
No protestaba ni presentaba pelea ni broncas, sencillamente se colocaba detrás tuya y "vamos pa lante".
Viene esto a una de las últimas cacerías que realicé con ella.
Como al amigo D. Paco, la cuca estaba "empicada" en las "orejotas" y pese a que esa raza es polivalente con toda la caza, Cuca, las liebres y los patos eran su "perdición".
Las palomas no las quería traer y lo hacía con una especie de asco al igual que las tórtolas.
Como ya es uno mayorcito, los madrugones los dejo para la gente joven, estoy seguro que los animales no se van a ir de viaje y aunque madrugues o no, siempre estarán en el mismo lugar.
Llegamos al coto, saludos al personal y en el Land-Rover del guarda a la Sierrezuela.
Desde lo más alto de la Sierrezuela hasta el cortijo, cazurreando tranquilamente, tienes unas dos tres horas de pleno entretenimiento.
Es en bajada tienes prácticamente todos los "biotopos" ( formas de monte ) del monte mediterráneo así como viejos restos de viñas, almendrales, higueras, viejos olivos dejados ya como cultivo pero que hacen que la caza, los tome como algo muy especial.
También esta bajada tiene una cosa muy, pero que muy "jodida", no tiene "medias tintas" o te quemas de pegar tiros o tienes que pegarle bocados a la escopeta de ver tanta caza pero sin oportunidad de poder hacer el más mínimo disparo.
El fallo es la perdiz, te localizan prácticamente desde que sales del coche y te van controlando la distancia hasta que levantan vuelo.
Si los vuelos son para los olivares, olvídate, seguro que no las verás a tiro.
Si tienes suerte y entran en los retamares, ese día puede ser que no lo olvides fácilmente. ( Influye el viento ).
El conejo y la liebre, una "bendición".
Mi primera idea, al estar cerca del carril, era dar unas "manitas" por la viña y los almendrales. Si doblaba alguna las dejaría tapadas al filo del carril y luego que vinieran a por ellas.
La viña al estar abandonada y no labrarse es refugio de  nuestros amigas y amigos "roedores" pero conocen aquello que si no espabilas, las sientes pero ni las ves ni las "catas".
Antes de que yo entrara por entre las cepas, la cuca ya estaba laceando y repasando "tocón" por "tocón". Era para verla.
Tan pequeña, el corto "rabillo" moviéndose a mil por hora.
Cabeza arriba, vientos al aire, hocico al suelo, siguiendo rastros. Precioso. !!!!!
Yo me subí a una encina pequeña para ver de actuar a la máquina.
Habrían transcurrido no más de quince minutos cuando la perra quedó como una estatua.
El animal viendo que yo no estaba, giraba la cabeza intentando localizarme, me costó Dios y ayuda bajarme de la encina.( Ayyy, los años)…
En esos momentos y a pesar de haberlos vivido cientos o miles de veces, la adrenalina te hace ir a mil por hora. No ves nada a tu alrededor. No oyes nada. No sientes nada.
Solo tienes ojos para la "muestra". Es algo único. Maravilloso, sensacional, fantástico.
Me acerco a la perra y con cuidado y con mil ojos a visor, rompo la muestra.
Una liebre como un caballo pega un "rastrillazo" que suena como el disparo de  un cañón.
Yo  " ... PUM, PUM, PUM " Ni un plomito. Limpia. A practicar carrera en el monte.
En esos momentos, te entran ganas de quitarte de cazador, te dan ganas de morder la escopeta o darte de guantadas.
En fin, me dije, empezamos como de costumbre !!! La perra de muestra y yo sin hacerle caso.
Estoy sacando cartuchos para recargar y casi en los hocicos de la Cuca, ZUMMMM, otro zapatazo y otra "beata" que sale a hacerle la competencia al A.V.E. !!!!
Creo que me quedé vizco y con cara de "gilipuertas" pero me consolé pensando que tal vez tampoco le hubiera pegado. A la perra no le sentó nada bien el numerito.
Me recrezco (subo) un poco buscando una parte donde las cozcojas, los "juagarzos" y el tomillo esconden a una gran familia de "lagomorfos" y "rabiblancos" conejos.
La misma operación, perra ya más reposada, cazando casi a los cañones de la escopeta.
Me gusta, si puedo, buscar algún lugar en alto para disfrutar de la perra y su trabajo.
Esta vez fue una vieja higuera que estaba al filo de una especie de hundidero con un pandero frontal limpio de forraje.
La perra una "artista" repasando una y otra mata, no dejaba nada atrás y levantando la cabeza para ver donde yo estaba. Fenomenal  !!! Al poco otra vez de muestra.
Y como con las liebres, rompo muestra, zapatazo de un conejo PUM, PUM, PUM y "vaya ud, con Dios". Se acabó, Cuca dijo que se acabó.
Se puso detrás de mí y como ya nos conocíamos, pues nada, a cazar por mi cuenta.
Al salir de ese lugar saltó hacía el frontal un viejo "cojonero" haciendo zig-zag y a velocidad "alonsina" (Fernando Alonso).No llegó a correr ni cinco metros.
PUMMM y dio más vueltas que una noria de feria.
Tuve que ir yo personalmente a cobrarlo, la perra ni puto caso.
Antes de llegar a los retamares, creo, había disparado a otros tantos conejos y liebres levantados por mí, la perra a lo suyo.
Pero al entrar en las retamas, tal vez el olor a la perdiz hizo que la "vieja cuca" diese un salto queriéndome decir " ... ahora prepárate, te vas a enterar y no falles, CHAMBON."
A L U C I N A N T E !!!!
La vi de cazar rápida y lentamente, laceando o recta como vulgar vela, cargando vientos como un podenco, todo lo habido y por haber.
Su trabajo empezó a dar frutos.
Una cozcoja grande, enorme, panzuda, fue pasar la perra y quedarse más tiesa que la "mojama".
Era difícil de hacerles la entrada por la envergadura de la mata.
Casi cuando voy llegando a la "cozcoja" siento el clásico ruido de las perdices cuando rompen el vuelo asustadas. Pude "reportarme", raro pero pude. PUM, PUM, PUM, dos secas y la otra para mí tocada. No me puse a dar saltos pues ya no tengo edad para eso y mis piernas ya no estaban para esos menesteres.
Me siento y Dª Cuca cobra una, dos y sale "escopeteada" hacia un barranquillo por donde perdí de vista a la tocada. GENIAL !!!!
Ver a la perra con la perdiz en la boca y su "rabillo" moviéndolo sin parar, no hay dinero en el mundo para pagarlo. Ahora que no me lee nadie. Le di  un abrazo a la perra.
Hasta el cortijo me paró otras dos ó tres veces más a las perdices y creo que entraron al macuto otras tantas. La perra hacía caso omiso a los conejos. Como si no existieran, ella, firme en los pájaros.
Llegamos al cortijo, salió zumbando para el abrevadero de los caballos.
Como una experta deportista, saltó limpiamente y se zambulló en el agua.
Salió, se tendió junto a mi coche y no se movió estaba como yo, reventada pero con la satisfacción del deber cumplido.
Cuca murió sin dejar descendencia.
Descansa en paz vieja amiga. !!!!

Hace como dos o tres temporadas, no recuerdo exactamente, un miércoles (voy los días más raros) me pasé por casa de un familiar a recoger a la 4x4.
Digo A ya que me estoy refiriendo a Cuca, una bretona con más de doce años.
Cariñosamente le llamábamos la 4x4 pues cazaba en todos los terrenos y no tenía inconveniente ninguno en que el cazador fuera quien fuese.
Cuca y yo siempre tuvimos, nuestros mas y nuestros menos.
No había mucha química entre los dos fuera del cazadero.
Pasaba de mí como yo de ella.
Recuerdo que cuando iba a casa de su dueño, no me hacía ni el más "puñetero" de los casos.
Pero eso sí, verme con la ropa de campo era más que suficiente para que me convirtiera en lo que ella más quería (en esos momentos claro).
Con tantos años a su lomos y “con mil y una cacería" a sus espaldas y hocico, Cuca era tan genial como tozuda. (cabezona).
Era ella y sólo ella quien marcaba las "pautas" cuando salía al campo.
Nariz fantástica, boca para el cobro "suave como un guante", fondo como un corredor de "maratón", incansable y le gustaba más el agua que a un "tonto una tiza".
Por contra cuando desidia que " no estaba por la labor " se te ponía detrás tuya y no había forma de que cazara y si le dabas una voz, se tendía en el suelo y no había forma de levantarla.
Era un genio.
Calculo que toda la familia y amigos la llevaron a cazar a fincas buenas, regulares y malas y en todas dejó su inconfundible sello.
No admitía, generalmente, la compañía de otros perros.
No protestaba ni presentaba pelea ni broncas, sencillamente se colocaba detrás tuya y "vamos pa lante".
Viene esto a una de las últimas cacerías que realicé con ella.
Como al amigo D. Paco, la cuca estaba "empicada" en las "orejotas" y pese a que esa raza es polivalente con toda la caza, Cuca, las liebres y los patos eran su "perdición".
Las palomas no las quería traer y lo hacía con una especie de asco al igual que las tórtolas.
Como ya es uno mayorcito, los madrugones los dejo para la gente joven, estoy seguro que los animales no se van a ir de viaje y aunque madrugues o no, siempre estarán en el mismo lugar.
Llegamos al coto, saludos al personal y en el Land-Rover del guarda a la Sierrezuela.
Desde lo más alto de la Sierrezuela hasta el cortijo, cazurreando tranquilamente, tienes unas dos tres horas de pleno entretenimiento.
Es en bajada tienes prácticamente todos los "biotopos" ( formas de monte ) del monte mediterráneo así como viejos restos de viñas, almendrales, higueras, viejos olivos dejados ya como cultivo pero que hacen que la caza, los tome como algo muy especial.
También esta bajada tiene una cosa muy, pero que muy "jodida", no tiene "medias tintas" o te quemas de pegar tiros o tienes que pegarle bocados a la escopeta de ver tanta caza pero sin oportunidad de poder hacer el más mínimo disparo.
El fallo es la perdiz, te localizan prácticamente desde que sales del coche y te van controlando la distancia hasta que levantan vuelo.
Si los vuelos son para los olivares, olvídate, seguro que no las verás a tiro.
Si tienes suerte y entran en los retamares, ese día puede ser que no lo olvides fácilmente. ( Influye el viento ).
El conejo y la liebre, una "bendición".
Mi primera idea, al estar cerca del carril, era dar unas "manitas" por la viña y los almendrales. Si doblaba alguna las dejaría tapadas al filo del carril y luego que vinieran a por ellas.
La viña al estar abandonada y no labrarse es refugio de  nuestros amigas y amigos "roedores" pero conocen aquello que si no espabilas, las sientes pero ni las ves ni las "catas".
Antes de que yo entrara por entre las cepas, la cuca ya estaba laceando y repasando "tocón" por "tocón". Era para verla.
Tan pequeña, el corto "rabillo" moviéndose a mil por hora.
Cabeza arriba, vientos al aire, hocico al suelo, siguiendo rastros. Precioso. !!!!!
Yo me subí a una encina pequeña para ver de actuar a la máquina.
Habrían transcurrido no más de quince minutos cuando la perra quedó como una estatua.
El animal viendo que yo no estaba, giraba la cabeza intentando localizarme, me costó Dios y ayuda bajarme de la encina.( Ayyy, los años)…
En esos momentos y a pesar de haberlos vivido cientos o miles de veces, la adrenalina te hace ir a mil por hora. No ves nada a tu alrededor. No oyes nada. No sientes nada.
Solo tienes ojos para la "muestra". Es algo único. Maravilloso, sensacional, fantástico.
Me acerco a la perra y con cuidado y con mil ojos a visor, rompo la muestra.
Una liebre como un caballo pega un "rastrillazo" que suena como el disparo de  un cañón.
Yo  " ... PUM, PUM, PUM " Ni un plomito. Limpia. A practicar carrera en el monte.
En esos momentos, te entran ganas de quitarte de cazador, te dan ganas de morder la escopeta o darte de guantadas.
En fin, me dije, empezamos como de costumbre !!! La perra de muestra y yo sin hacerle caso.
Estoy sacando cartuchos para recargar y casi en los hocicos de la Cuca, ZUMMMM, otro zapatazo y otra "beata" que sale a hacerle la competencia al A.V.E. !!!!
Creo que me quedé vizco y con cara de "gilipuertas" pero me consolé pensando que tal vez tampoco le hubiera pegado. A la perra no le sentó nada bien el numerito.
Me recrezco (subo) un poco buscando una parte donde las cozcojas, los "juagarzos" y el tomillo esconden a una gran familia de "lagomorfos" y "rabiblancos" conejos.
La misma operación, perra ya más reposada, cazando casi a los cañones de la escopeta.
Me gusta, si puedo, buscar algún lugar en alto para disfrutar de la perra y su trabajo.
Esta vez fue una vieja higuera que estaba al filo de una especie de hundidero con un pandero frontal limpio de forraje.
La perra una "artista" repasando una y otra mata, no dejaba nada atrás y levantando la cabeza para ver donde yo estaba. Fenomenal  !!! Al poco otra vez de muestra.
Y como con las liebres, rompo muestra, zapatazo de un conejo PUM, PUM, PUM y "vaya ud, con Dios". Se acabó, Cuca dijo que se acabó.
Se puso detrás de mí y como ya nos conocíamos, pues nada, a cazar por mi cuenta.
Al salir de ese lugar saltó hacía el frontal un viejo "cojonero" haciendo zig-zag y a velocidad "alonsina" (Fernando Alonso).No llegó a correr ni cinco metros.
PUMMM y dio más vueltas que una noria de feria.
Tuve que ir yo personalmente a cobrarlo, la perra ni puto caso.
Antes de llegar a los retamares, creo, había disparado a otros tantos conejos y liebres levantados por mí, la perra a lo suyo.
Pero al entrar en las retamas, tal vez el olor a la perdiz hizo que la "vieja cuca" diese un salto queriéndome decir " ... ahora prepárate, te vas a enterar y no falles, CHAMBON."
A L U C I N A N T E !!!!
La vi de cazar rápida y lentamente, laceando o recta como vulgar vela, cargando vientos como un podenco, todo lo habido y por haber.
Su trabajo empezó a dar frutos.
Una cozcoja grande, enorme, panzuda, fue pasar la perra y quedarse más tiesa que la "mojama".
Era difícil de hacerles la entrada por la envergadura de la mata.
Casi cuando voy llegando a la "cozcoja" siento el clásico ruido de las perdices cuando rompen el vuelo asustadas. Pude "reportarme", raro pero pude. PUM, PUM, PUM, dos secas y la otra para mí tocada. No me puse a dar saltos pues ya no tengo edad para eso y mis piernas ya no estaban para esos menesteres.
Me siento y Dª Cuca cobra una, dos y sale "escopeteada" hacia un barranquillo por donde perdí de vista a la tocada. GENIAL !!!!
Ver a la perra con la perdiz en la boca y su "rabillo" moviéndolo sin parar, no hay dinero en el mundo para pagarlo. Ahora que no me lee nadie. Le di  un abrazo a la perra.
Hasta el cortijo me paró otras dos ó tres veces más a las perdices y creo que entraron al macuto otras tantas. La perra hacía caso omiso a los conejos. Como si no existieran, ella, firme en los pájaros.
Llegamos al cortijo, salió zumbando para el abrevadero de los caballos.
Como una experta deportista, saltó limpiamente y se zambulló en el agua.
Salió, se tendió junto a mi coche y no se movió estaba como yo, reventada pero con la satisfacción del deber cumplido.
Cuca murió sin dejar descendencia.
Descansa en paz vieja amiga. !!!!

Hace como dos o tres temporadas, no recuerdo exactamente, un miércoles (voy los días más raros) me pasé por casa de un familiar a recoger a la 4x4.
Digo A ya que me estoy refiriendo a Cuca, una bretona con más de doce años.
Cariñosamente le llamábamos la 4x4 pues cazaba en todos los terrenos y no tenía inconveniente ninguno en que el cazador fuera quien fuese.
Cuca y yo siempre tuvimos, nuestros mas y nuestros menos.
No había mucha química entre los dos fuera del cazadero.
Pasaba de mí como yo de ella.
Recuerdo que cuando iba a casa de su dueño, no me hacía ni el más "puñetero" de los casos.
Pero eso sí, verme con la ropa de campo era más que suficiente para que me convirtiera en lo que ella más quería (en esos momentos claro).
Con tantos años a su lomos y “con mil y una cacería" a sus espaldas y hocico, Cuca era tan genial como tozuda. (cabezona).
Era ella y sólo ella quien marcaba las "pautas" cuando salía al campo.
Nariz fantástica, boca para el cobro "suave como un guante", fondo como un corredor de "maratón", incansable y le gustaba más el agua que a un "tonto una tiza".
Por contra cuando desidia que " no estaba por la labor " se te ponía detrás tuya y no había forma de que cazara y si le dabas una voz, se tendía en el suelo y no había forma de levantarla.
Era un genio.
Calculo que toda la familia y amigos la llevaron a cazar a fincas buenas, regulares y malas y en todas dejó su inconfundible sello.
No admitía, generalmente, la compañía de otros perros.
No protestaba ni presentaba pelea ni broncas, sencillamente se colocaba detrás tuya y "vamos pa lante".
Viene esto a una de las últimas cacerías que realicé con ella.
Como al amigo D. Paco, la cuca estaba "empicada" en las "orejotas" y pese a que esa raza es polivalente con toda la caza, Cuca, las liebres y los patos eran su "perdición".
Las palomas no las quería traer y lo hacía con una especie de asco al igual que las tórtolas.
Como ya es uno mayorcito, los madrugones los dejo para la gente joven, estoy seguro que los animales no se van a ir de viaje y aunque madrugues o no, siempre estarán en el mismo lugar.
Llegamos al coto, saludos al personal y en el Land-Rover del guarda a la Sierrezuela.
Desde lo más alto de la Sierrezuela hasta el cortijo, cazurreando tranquilamente, tienes unas dos tres horas de pleno entretenimiento.
Es en bajada tienes prácticamente todos los "biotopos" ( formas de monte ) del monte mediterráneo así como viejos restos de viñas, almendrales, higueras, viejos olivos dejados ya como cultivo pero que hacen que la caza, los tome como algo muy especial.
También esta bajada tiene una cosa muy, pero que muy "jodida", no tiene "medias tintas" o te quemas de pegar tiros o tienes que pegarle bocados a la escopeta de ver tanta caza pero sin oportunidad de poder hacer el más mínimo disparo.
El fallo es la perdiz, te localizan prácticamente desde que sales del coche y te van controlando la distancia hasta que levantan vuelo.
Si los vuelos son para los olivares, olvídate, seguro que no las verás a tiro.
Si tienes suerte y entran en los retamares, ese día puede ser que no lo olvides fácilmente. ( Influye el viento ).
El conejo y la liebre, una "bendición".
Mi primera idea, al estar cerca del carril, era dar unas "manitas" por la viña y los almendrales. Si doblaba alguna las dejaría tapadas al filo del carril y luego que vinieran a por ellas.
La viña al estar abandonada y no labrarse es refugio de  nuestros amigas y amigos "roedores" pero conocen aquello que si no espabilas, las sientes pero ni las ves ni las "catas".
Antes de que yo entrara por entre las cepas, la cuca ya estaba laceando y repasando "tocón" por "tocón". Era para verla.
Tan pequeña, el corto "rabillo" moviéndose a mil por hora.
Cabeza arriba, vientos al aire, hocico al suelo, siguiendo rastros. Precioso. !!!!!
Yo me subí a una encina pequeña para ver de actuar a la máquina.
Habrían transcurrido no más de quince minutos cuando la perra quedó como una estatua.
El animal viendo que yo no estaba, giraba la cabeza intentando localizarme, me costó Dios y ayuda bajarme de la encina.( Ayyy, los años)…
En esos momentos y a pesar de haberlos vivido cientos o miles de veces, la adrenalina te hace ir a mil por hora. No ves nada a tu alrededor. No oyes nada. No sientes nada.
Solo tienes ojos para la "muestra". Es algo único. Maravilloso, sensacional, fantástico.
Me acerco a la perra y con cuidado y con mil ojos a visor, rompo la muestra.
Una liebre como un caballo pega un "rastrillazo" que suena como el disparo de  un cañón.
Yo  " ... PUM, PUM, PUM " Ni un plomito. Limpia. A practicar carrera en el monte.
En esos momentos, te entran ganas de quitarte de cazador, te dan ganas de morder la escopeta o darte de guantadas.
En fin, me dije, empezamos como de costumbre !!! La perra de muestra y yo sin hacerle caso.
Estoy sacando cartuchos para recargar y casi en los hocicos de la Cuca, ZUMMMM, otro zapatazo y otra "beata" que sale a hacerle la competencia al A.V.E. !!!!
Creo que me quedé vizco y con cara de "gilipuertas" pero me consolé pensando que tal vez tampoco le hubiera pegado. A la perra no le sentó nada bien el numerito.
Me recrezco (subo) un poco buscando una parte donde las cozcojas, los "juagarzos" y el tomillo esconden a una gran familia de "lagomorfos" y "rabiblancos" conejos.
La misma operación, perra ya más reposada, cazando casi a los cañones de la escopeta.
Me gusta, si puedo, buscar algún lugar en alto para disfrutar de la perra y su trabajo.
Esta vez fue una vieja higuera que estaba al filo de una especie de hundidero con un pandero frontal limpio de forraje.
La perra una "artista" repasando una y otra mata, no dejaba nada atrás y levantando la cabeza para ver donde yo estaba. Fenomenal  !!! Al poco otra vez de muestra.
Y como con las liebres, rompo muestra, zapatazo de un conejo PUM, PUM, PUM y "vaya ud, con Dios". Se acabó, Cuca dijo que se acabó.
Se puso detrás de mí y como ya nos conocíamos, pues nada, a cazar por mi cuenta.
Al salir de ese lugar saltó hacía el frontal un viejo "cojonero" haciendo zig-zag y a velocidad "alonsina" (Fernando Alonso).No llegó a correr ni cinco metros.
PUMMM y dio más vueltas que una noria de feria.
Tuve que ir yo personalmente a cobrarlo, la perra ni puto caso.
Antes de llegar a los retamares, creo, había disparado a otros tantos conejos y liebres levantados por mí, la perra a lo suyo.
Pero al entrar en las retamas, tal vez el olor a la perdiz hizo que la "vieja cuca" diese un salto queriéndome decir " ... ahora prepárate, te vas a enterar y no falles, CHAMBON."
A L U C I N A N T E !!!!
La vi de cazar rápida y lentamente, laceando o recta como vulgar vela, cargando vientos como un podenco, todo lo habido y por haber.
Su trabajo empezó a dar frutos.
Una cozcoja grande, enorme, panzuda, fue pasar la perra y quedarse más tiesa que la "mojama".
Era difícil de hacerles la entrada por la envergadura de la mata.
Casi cuando voy llegando a la "cozcoja" siento el clásico ruido de las perdices cuando rompen el vuelo asustadas. Pude "reportarme", raro pero pude. PUM, PUM, PUM, dos secas y la otra para mí tocada. No me puse a dar saltos pues ya no tengo edad para eso y mis piernas ya no estaban para esos menesteres.
Me siento y Dª Cuca cobra una, dos y sale "escopeteada" hacia un barranquillo por donde perdí de vista a la tocada. GENIAL !!!!
Ver a la perra con la perdiz en la boca y su "rabillo" moviéndolo sin parar, no hay dinero en el mundo para pagarlo. Ahora que no me lee nadie. Le di  un abrazo a la perra.
Hasta el cortijo me paró otras dos ó tres veces más a las perdices y creo que entraron al macuto otras tantas. La perra hacía caso omiso a los conejos. Como si no existieran, ella, firme en los pájaros.
Llegamos al cortijo, salió zumbando para el abrevadero de los caballos.
Como una experta deportista, saltó limpiamente y se zambulló en el agua.
Salió, se tendió junto a mi coche y no se movió estaba como yo, reventada pero con la satisfacción del deber cumplido.
Cuca murió sin dejar descendencia.
Descansa en paz vieja amiga. !!!!

Hace como dos o tres temporadas, no recuerdo exactamente, un miércoles (voy los días más raros) me pasé por casa de un familiar a recoger a la 4x4.
Digo A ya que me estoy refiriendo a Cuca, una bretona con más de doce años.
Cariñosamente le llamábamos la 4x4 pues cazaba en todos los terrenos y no tenía inconveniente ninguno en que el cazador fuera quien fuese.
Cuca y yo siempre tuvimos, nuestros mas y nuestros menos.
No había mucha química entre los dos fuera del cazadero.
Pasaba de mí como yo de ella.
Recuerdo que cuando iba a casa de su dueño, no me hacía ni el más "puñetero" de los casos.
Pero eso sí, verme con la ropa de campo era más que suficiente para que me convirtiera en lo que ella más quería (en esos momentos claro).
Con tantos años a su lomos y “con mil y una cacería" a sus espaldas y hocico, Cuca era tan genial como tozuda. (cabezona).
Era ella y sólo ella quien marcaba las "pautas" cuando salía al campo.
Nariz fantástica, boca para el cobro "suave como un guante", fondo como un corredor de "maratón", incansable y le gustaba más el agua que a un "tonto una tiza".
Por contra cuando desidia que " no estaba por la labor " se te ponía detrás tuya y no había forma de que cazara y si le dabas una voz, se tendía en el suelo y no había forma de levantarla.
Era un genio.
Calculo que toda la familia y amigos la llevaron a cazar a fincas buenas, regulares y malas y en todas dejó su inconfundible sello.
No admitía, generalmente, la compañía de otros perros.
No protestaba ni presentaba pelea ni broncas, sencillamente se colocaba detrás tuya y "vamos pa lante".
Viene esto a una de las últimas cacerías que realicé con ella.
Como al amigo D. Paco, la cuca estaba "empicada" en las "orejotas" y pese a que esa raza es polivalente con toda la caza, Cuca, las liebres y los patos eran su "perdición".
Las palomas no las quería traer y lo hacía con una especie de asco al igual que las tórtolas.
Como ya es uno mayorcito, los madrugones los dejo para la gente joven, estoy seguro que los animales no se van a ir de viaje y aunque madrugues o no, siempre estarán en el mismo lugar.
Llegamos al coto, saludos al personal y en el Land-Rover del guarda a la Sierrezuela.
Desde lo más alto de la Sierrezuela hasta el cortijo, cazurreando tranquilamente, tienes unas dos tres horas de pleno entretenimiento.
Es en bajada tienes prácticamente todos los "biotopos" ( formas de monte ) del monte mediterráneo así como viejos restos de viñas, almendrales, higueras, viejos olivos dejados ya como cultivo pero que hacen que la caza, los tome como algo muy especial.
También esta bajada tiene una cosa muy, pero que muy "jodida", no tiene "medias tintas" o te quemas de pegar tiros o tienes que pegarle bocados a la escopeta de ver tanta caza pero sin oportunidad de poder hacer el más mínimo disparo.
El fallo es la perdiz, te localizan prácticamente desde que sales del coche y te van controlando la distancia hasta que levantan vuelo.
Si los vuelos son para los olivares, olvídate, seguro que no las verás a tiro.
Si tienes suerte y entran en los retamares, ese día puede ser que no lo olvides fácilmente. ( Influye el viento ).
El conejo y la liebre, una "bendición".
Mi primera idea, al estar cerca del carril, era dar unas "manitas" por la viña y los almendrales. Si doblaba alguna las dejaría tapadas al filo del carril y luego que vinieran a por ellas.
La viña al estar abandonada y no labrarse es refugio de  nuestros amigas y amigos "roedores" pero conocen aquello que si no espabilas, las sientes pero ni las ves ni las "catas".
Antes de que yo entrara por entre las cepas, la cuca ya estaba laceando y repasando "tocón" por "tocón". Era para verla.
Tan pequeña, el corto "rabillo" moviéndose a mil por hora.
Cabeza arriba, vientos al aire, hocico al suelo, siguiendo rastros. Precioso. !!!!!
Yo me subí a una encina pequeña para ver de actuar a la máquina.
Habrían transcurrido no más de quince minutos cuando la perra quedó como una estatua.
El animal viendo que yo no estaba, giraba la cabeza intentando localizarme, me costó Dios y ayuda bajarme de la encina.( Ayyy, los años)…
En esos momentos y a pesar de haberlos vivido cientos o miles de veces, la adrenalina te hace ir a mil por hora. No ves nada a tu alrededor. No oyes nada. No sientes nada.
Solo tienes ojos para la "muestra". Es algo único. Maravilloso, sensacional, fantástico.
Me acerco a la perra y con cuidado y con mil ojos a visor, rompo la muestra.
Una liebre como un caballo pega un "rastrillazo" que suena como el disparo de  un cañón.
Yo  " ... PUM, PUM, PUM " Ni un plomito. Limpia. A practicar carrera en el monte.
En esos momentos, te entran ganas de quitarte de cazador, te dan ganas de morder la escopeta o darte de guantadas.
En fin, me dije, empezamos como de costumbre !!! La perra de muestra y yo sin hacerle caso.
Estoy sacando cartuchos para recargar y casi en los hocicos de la Cuca, ZUMMMM, otro zapatazo y otra "beata" que sale a hacerle la competencia al A.V.E. !!!!
Creo que me quedé vizco y con cara de "gilipuertas" pero me consolé pensando que tal vez tampoco le hubiera pegado. A la perra no le sentó nada bien el numerito.
Me recrezco (subo) un poco buscando una parte donde las cozcojas, los "juagarzos" y el tomillo esconden a una gran familia de "lagomorfos" y "rabiblancos" conejos.
La misma operación, perra ya más reposada, cazando casi a los cañones de la escopeta.
Me gusta, si puedo, buscar algún lugar en alto para disfrutar de la perra y su trabajo.
Esta vez fue una vieja higuera que estaba al filo de una especie de hundidero con un pandero frontal limpio de forraje.
La perra una "artista" repasando una y otra mata, no dejaba nada atrás y levantando la cabeza para ver donde yo estaba. Fenomenal  !!! Al poco otra vez de muestra.
Y como con las liebres, rompo muestra, zapatazo de un conejo PUM, PUM, PUM y "vaya ud, con Dios". Se acabó, Cuca dijo que se acabó.
Se puso detrás de mí y como ya nos conocíamos, pues nada, a cazar por mi cuenta.
Al salir de ese lugar saltó hacía el frontal un viejo "cojonero" haciendo zig-zag y a velocidad "alonsina" (Fernando Alonso).No llegó a correr ni cinco metros.
PUMMM y dio más vueltas que una noria de feria.
Tuve que ir yo personalmente a cobrarlo, la perra ni puto caso.
Antes de llegar a los retamares, creo, había disparado a otros tantos conejos y liebres levantados por mí, la perra a lo suyo.
Pero al entrar en las retamas, tal vez el olor a la perdiz hizo que la "vieja cuca" diese un salto queriéndome decir " ... ahora prepárate, te vas a enterar y no falles, CHAMBON."
A L U C I N A N T E !!!!
La vi de cazar rápida y lentamente, laceando o recta como vulgar vela, cargando vientos como un podenco, todo lo habido y por haber.
Su trabajo empezó a dar frutos.
Una cozcoja grande, enorme, panzuda, fue pasar la perra y quedarse más tiesa que la "mojama".
Era difícil de hacerles la entrada por la envergadura de la mata.
Casi cuando voy llegando a la "cozcoja" siento el clásico ruido de las perdices cuando rompen el vuelo asustadas. Pude "reportarme", raro pero pude. PUM, PUM, PUM, dos secas y la otra para mí tocada. No me puse a dar saltos pues ya no tengo edad para eso y mis piernas ya no estaban para esos menesteres.
Me siento y Dª Cuca cobra una, dos y sale "escopeteada" hacia un barranquillo por donde perdí de vista a la tocada. GENIAL !!!!
Ver a la perra con la perdiz en la boca y su "rabillo" moviéndolo sin parar, no hay dinero en el mundo para pagarlo. Ahora que no me lee nadie. Le di  un abrazo a la perra.
Hasta el cortijo me paró otras dos ó tres veces más a las perdices y creo que entraron al macuto otras tantas. La perra hacía caso omiso a los conejos. Como si no existieran, ella, firme en los pájaros.
Llegamos al cortijo, salió zumbando para el abrevadero de los caballos.
Como una experta deportista, saltó limpiamente y se zambulló en el agua.
Salió, se tendió junto a mi coche y no se movió estaba como yo, reventada pero con la satisfacción del deber cumplido.
Cuca murió sin dejar descendencia.
Descansa en paz vieja amiga. !!!!


3731 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x