Tuslances.com - Caza y Pesca

Tu espacio de Caza y Pesca en internet


Volver Volver al índice

General 11-11-2012

General 11-11-2012

Enviado por Pajarito el 27-11-2012

La invitación de mi amigo Ruben para pasar juntos una jornada de caza en su coto, hacía que el día de hoy no fuera para nada un día normal. Las risas y los lances estaban asegurados. A pesar de la lluvia, el viento y sobre todo el barro que se empeñaba en estropear la jornada... Ha sido un día maravilloso donde se ha juntado la buena compañía, la amistad y los buenos lances.
1110 Visitas
Compartir en Whatsapp

Hoy no iba a ser un día normal de la temporada. Me invitaba un buen amigo malagueño a cazar en su coto de Sevilla... Los lances y sobre todo las risas estaban aseguradas...

A las cuatro y media de la mañana suena el despertador... En la calle llueve a mares, pero no me importa, hoy no me da pereza nada... Voy a disfrutaruna bonita jornada de caza con Rubén.

Practicamente todo el camino lloviendo... Llego por fin a Antequera, donde había quedado con Rubén.

Tras montar a la perra y los bártulos en su coche nos ponemos en camino... Una hora y poco tenemos para hablar de historias y anécdotas de caza.

LLegamos al pueblo de Estepa, donde tomamos el obligado cafe con tostadas que nos darían fuerzas para afrontar la jornada, que prometía.

LLegamos por fin al coto... No llueve pero esta el terreno muy mojado y esto nos hace tener la primera anécdota del día...

¡¡Por ahí pasa el coche, no?!!

Me pregunta Ruben mientra cruza un pequeño charco del camino... ¡¡No, pues no ha pasado!! Vuelve a decir Ruben mientras el coche patina en el barro.

 

Me bajo y empezamos a meter piedras debajo de las ruedas de su Seat Altea... Empujando con todas mis ganas para sacar el coche hasta que después de más de media hora, el coche por fin sale del pequeño gran charco.

El problema es que delante tenemos otro mucho mas grande donde es imposible pasar... Asique decidimos dejarlo ahí hasta el medio día y así, el sol que estaba ya saliendo, endurecía un poco más el terreno.

Comenzamos entonces la cacería... Nos cargamos de cartuchos y demás menos de agua... Para no perder la costumbre...

Andamos por un barbecho perfecto para la liebre, pero está muy húmedo y practicamente nos hundimos en él.

Kira mi braco aleman y Kira su podenco andaluz se calientan nada mas empezar y vemos volar el primer bando de perdices...

Tenemos ahora que cruzar un arroyo poco profundo... El problema es que las orillas de dicho arroyo son como arenas movedizas y metes el pie hasta la rodilla...

Nos armamos de valor y tras pensarnoslo mucho, cruzamos por mitad, como los valientes!!

Con los pies y rodillas mojadas nos ponemos a andar por barbechos imposibles y algodonales impracticables.

Decide Ruben ir hacia los olivos donde el terreno es más duro y suponemos que estará allí la caza metida.

LLegamos a un pequeño arroyo sin agua donde hay conejillos.

Kira, la podenca de Ruben le para un conejo en el mismo arroyo, que falla estrepitosamente el dueño en el camino que hay pegado!!

Andamos cinco metros y la perra mía levanta la primera liebre que la revuelco al primer disparo... Haciendo el video del cobro vemos como salen los conejos del arroyo de dos en dos!!

Nos ponemos rápido en marcha y poco tardamos en matar el primero.

Andamos por el arroyo viendo conejos y cobrando alguno que otro.

Entre el arroyo y el olivar hay un montecillo de pasto y cañas muy bonito y con bastante conejo.

Nosotros nos quedamos en el mismo filo de los olivos que tenemos mas visión que si nos metieramos en el pasto.

De nuevo Kira levanta otra liebre en el filo de los olivos que no me da tiempo a disparar... Estando Kira corriendo la liebre se levanta otra algo más cerca y sola que mal posicionado tiro y fallo.

Seguimos dando el arroyo, los perros levantan una codorniz que no podemos tirar...

Andamos pocos metros y de la fila de olivos se levanta un bando grande perdices!! Éstas vuelan largas y se cruzan al otro coto... Kira se queda de muestra al llegar a la zona donde se habían levantado y nos aseguramos de que no quedara otra por allí.

Continuamos el arroyo... Los perros estan trabajando bien y estamos viendo mucha caza.

Los perros levantan dentro del pasto del arroyo una liebre que no podemos tirar y acto seguido levantan otra que Ruben abate al primer tiro perfectamente.

La perra muestra varios conejos que no conseguimos abatir.

LLegamos a una siembra que está pegada al arroyo y me dice muy seguro Ruben, que ahí tenemos que dar con una liebre... En efecto, levanta mi perra un conejo en la zona que muy tapado, falla Ruben y a la vez su perra se arranca con la liebre que abate de un disparo perfectamente!! ¡¡Esto es increible Ruben!!

Que cantidad de caza estamos viendo... Y eso que llevamos pocas horas...

Nos metemos ahora en los olivos... Ya me había avisado Ruben que íbamos a ver muchas liebres...

Nada mas entrar vemos como se cruzan de dos y de tres en tres por los pasillos... Eso si, bastante largas...

De pronto se arranca la perra de Ruben con un conejo que al segundo disparo me hago con él entre los olivos... Al ir a cobrarlo se arranca otro conejo de los pies y lo falla Ruben en un lance muy difícil.

Las liebres iban como borregos por los olivos... Mi perra no para de correrlas y latirlas pero ninguna se pone a tiro...

Entre liebre y liebre levantamos un bando de perdices que tampoco podemos tirar... La caza en los olivos es muy difícil y aquí saben mucho.

Terminamos una parte del olivar y nos dirigimos hacia el coche para comer y cambiar de zona...

Vamos por el camino que llega al coche y nos sorprende otro conejo que sale de una retama solitara y lo revuelco al primer disparo.

LLegamos al coche, no sin antes mojarnos de nuevo al cruzar el mismo arroyo...

Tomamos el taco mañanero y de nuevo nos dirijimos al arroyo que hay junto a los olivos... Las perras están en su salsa y dan mucho mejor con los conejos... Muchas muestras de las dos y lances preciosos... En la lejanía se veían las liebres y los conejos como si fueran ovejas pastando en el verde.

Se va acercando la hora limite del coto pero no los lances... Y uno tras otro hace engrosar la percha de la jornada...

Junto al coche nos ponemos a comentar lances y fallos mientras las perras descansan... Sin darnos cuenta se nos va haciendo de noche y es hora de recoger y poner rumbo a casa.

Ha sido un día muy entretenido... Con anécdotas y contratiempos propios de un día de caza... La cantidad de piezas que hemos visto ha sido espectacular... Me olvidaba de la cámara o simplemente no me daba tiempo a documentarlo todo por que las perras no paraban de sacar piezas...

Espero poder disfrutar más días con Ruben... Pase lo que pase siempre le pone buena cara... Y así es como tiene que ser...

Una vez en casa... Hay que curarle las heridas de guerra a la perra y dejarla descansar que este día no creo que se le olvide ni a ella ni a mí.

 

Video:

PD: El usuario que quiera ver el video me puede pedir la contraseña por privado en el foro.


1110 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x