Tuslances.com - Caza y Pesca

Tu espacio de Caza y Pesca en internet


Volver Volver al índice

Descaste de Conejo 29-07-2012

Descaste de Conejo 29-07-2012

Enviado por Pajarito el 04-08-2012

De nuevo otra jornada mas en tierras granadinas. Ésta vez en solitario me dispongo a enfrentarme una vez más a esos astutos lagomorfos. Cada día que pasa éstos saben mas y su aproximación se hace cada vez mas difícil. Es una jornada especial ya que guardamos la escopeta hasta finales de agosto.
1238 Visitas
Compartir en Whatsapp

 

De nuevo suena el despertador y a pesar del cansancio de haber dormido poco y la paliza del día anterior... Hay que aprovechar la jornada ya que, no se cazará mas en el coto hasta el diecinueve de agosto según la normativa.

LLego algo temprano al coto... No me encuentro a nadie y me toca esperar en el coche a que el día empiece a despertarse.

Quince minutos esperando y por fin empieza a aclarar el día... Salgo y me pongo a preparar todo... cartuchos, agua, mochila, cámaras..etc.

Empiezo por el famoso claro que hay en el monte... Y por primera vez no veo nada en la zona... Es raro ya que el clarito ese siempre cumple.

Cambio de zona y me vuelvo a ir por la pista que serpentea por la sierra donde es fácil ver los conejos cruzar... Antes de entrar intento acercarme a dos de ellos que estan al borde de un arroyo pero sin éxito... Los conejos están tirados y se nota.

Empiezo a andar por la pista y no parece que tampoco quieren dar la cara los conejos... Hasta que uno como un relámpago se cruza la pista perfectamente a tiro... Encaro lo mas rápido que puedo y le suelto dos disparos que lo envuelven en perdigones pero no detienen al lagomorfo... ¡¡Madre mia que velocidad llevaba el condenado!!

Tras asegurarme de que no le había dado, me bajo y me dirijo a la parte baja de la cantera que hay unas zarzas donde los conejos se suelen dejar ver  fuera de ellas... Pero tampoco hay suerte... Sigo andando arroyo arriba y solo consigo verlos de lejos sin dar opción al acercamiento.

LLevo una mañana rara... Estoy cansado y no me siento muy bien... Aun así, me dirijo hacia los olivos que se andan mejor y donde el día anterior se nos dió a Yomismito y a mí realmente bien.

Voy a llegar al lugar donde siempre dejo el coche y veo como otro compañero se me ha adelantado... Pienso que puede haber tirado hacia los manchoncillos que hay en el girasol y me aventuro a seguir por los olivos.

Me voy acercando a los manchoncillos y no veo rabo alguno... Un disparo delante de mí me confirma que el compañero ha seguido la linea de olivos y va por delante de mis pasos...

Cambio drasticamente de estrategia y me dirijo hacia las manchoncillos que hay en el girasol... Hace calor y voy andando en pleno rastrojo de avena para llegar lo antes posible a los girasoles... De pronto y de la nada... Un conejo se arranca de los mismos pies y corre hacia el girasol que está bastante lejos... Sorprendido y tranquilo de que el conejo está muy lejos de su perdedero, me encaro y el animal cae dando varias vueltas al primer disparo. ¡¡Qué hace éste conejo aquí!!

Con el primero que no me esperaba colgado, la mañana ya va teniendo mas color...

Ahora estoy en el manchocillo de espino y ahulagas rodeado de girasoles... Camino lentamente y lanzando piedras esperando el arranque de algún rabicorto que estuviera encamado.

Me doy una vuelta entera sigilosamente y no veo ni siento nada.

Cansado y con pocas ganas de seguir cazando me dirijo al coche y decido dar por terminada la mañana.

 

No me podía perder la última tarde de caza y sobre las siete ya estaba en el coto.

Estoy dando una zona nueva... Es una pequeña isleta que tiene un cortafuegos atraviesa y varios chaparros, ahulagas y algo de espino... La tierra está suelta y ésto hace que mis pasos suenen mas de lo que a mí me gustaría.

Me asomo a la pista desde un punto alto y veo el primer conejo cruzarla rápido... Me encaro pero no disparo... Era un tiro difícil y podría fallarlo y mandar al traste la zona con el ruido del tiro.

Sigo dando la pista pero no tengo mucha suerte... En la lejanía veo como juguetean dos conejos y aprovecho para sentarme y descansar...

Estando sentado empiezo a escuchar a las perdices como poco a poco se van acercando hasta que llega un momento en el que las veo... Son cinco ejemplares bastante crecidos que apenas se diferencian de la madre... Rápido me ven y huyen sin levantar vuelo.

Está cayendo la tarde y es hora de dar media vuelta.

Empiezo a subir por la pista que había bajado y se cruza como un misil el conejo perfectamente a tiro... No se por qué, me pero ni me encaro la escopeta... ¡¡y que hago!!¡¡estoy tonto!!

Sigo subiendo por la pista lamentandome de ese lance desperdiciado cuando de pronto otro conejo se cruza por la misma pista y ésta vez no cometo el mismo error... Me encaro rápido y de un tiro veo como el conejo cae herido con las patas de atrás rotas... Un segundo disparo hace que el animal deje de sufrir innecesariamente. Me ha gustado ésta nueva zona... En poco tiempo he visto varios conejos y algunas perdices.

LLego al coche con el sol ya escondido y recogiendo todo me despido del campo ya que, hasta el día diecinueve de agosto no volveremos a pisarlo.

Ha sido una jornada no muy buena... El cansancio y la fatiga de la mañana hacía que no fuera agusto por el campo... Sin embargo por la tarde en la zona nueva me gustó mas y aunque me pude haber hecho con mas de un conejo... Me voy a casa contento.

 

Video:


1238 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.