Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

El Esmerillón se queda solo en su lucha contra la normativa del salmón.

El Esmerillón se queda solo en su lucha contra la normativa del salmón.

Enviado por montero el 25-11-2009

El resto de las asociaciones de pescadores temen que el recurso pueda paralizar la pesca en 2010.
720 Visitas
Compartir en Whatsapp

La normativa que regulará la próxima temporada la pesca fluvial en cotos de salmón, trucha y reo no gusta a casi nadie, pero sólo la Sociedad de Pescadores de El Esmerillón está dispuesta a tirarla abajo. Lo hará sin el apoyo del resto de las asociaciones de pescadores de la región que, aunque reconocen que el documento tiene importantes lagunas, no están dispuestas a jugársela después de que la Consejería de Medio Ambiente advirtiera de que recurrir la normativa podría promover la suspensión cautelar de la misma y la paralización de la pesca en 2010. «No estamos totalmente de acuerdo con la normativa pero la acatamos, porque si recurriéramos nos arriesgaríamos a que un juez la impugnase», señala José Luis Augusto, del colectivo El Maravayu. Además, añade el presidente de Amigos del Nalón, Arturo Álvarez, «la normativa es un primer paso para tomar conciencia del problema. Nosotros defendemos el derecho a pescar, pero el derecho a matar ya es un privilegio e, incluso, creemos que tres salmones de cupo por pescador podrían ser excesivos».
Los socios de El Esmerillón se sienten discriminados con la nueva normativa porque además de ser muy restrictiva en general, en el río Sella establece hasta siete zonas de pesca sin muerte, mientras que otros cauces como el del Narcea sólo dispondrán de un espacio de pesca con estas características. El presidente del colectivo, Antón Caldevilla, tiene claro que luchará con todas sus armas para que no llegue a aplicarse. Su principal baza es el retraso de 18 días con el que la Consejería de Medio Ambiente hizo pública la normativa en el Boletín Oficial del Principado y su objetivo es alcanzar la suspensión cautelar de la misma para, luego, regirse por la norma anterior hasta que haya una decisión judicial firme.
Para el resto de las asociaciones, el retraso por parte de la Administración no tiene mucha importancia ya que «ocurrió más veces y como no había tanta polémica no pasó nada», pero creen que El Esmerillón juega con fuego llevando adelante el recurso. Eso sí, algunos colectivos de pescadores respetan su decisión e, incluso, reconocen que en su situación podrían haber elegido ese mismo camino. Es el caso de la Asociación Fuentes del Narcea. Román Herrero, el vicepresidente, entiende que «no es razonable» que haya tanta diferencia entre las estrategias a seguir en un río y en otro y lamenta que El Esmerillón se haya descolgado del Consejo de Pesca sin alcanzar algún tipo de acercamiento a la Administración. «Teniendo en cuenta que El Esmerillón no quiso negociar, el Principado debería haber dejado el río Sella a expensas de futuras conversaciones», opina. En cualquier caso, su colectivo defiende «el fondo de la normativa» y por lo tanto la acatará, porque «preferimos pescar aunque sea sin muerte antes que vedar».
Sin represalias
Las demás asociaciones se muestran algo más críticas y no comparten que los pescadores del Oriente estén discriminados. «Los cambios en los cotos se deben a decisiones técnicas en función de las características de los ríos. No creo que la Administración lo haya hecho como represalia», declaran desde Maravayu. Además, son muchas las sociedades que reprochan al colectivo que encabeza Antón Caldevilla que haya rechazado su participación en el Consejo de Pesca tras la presentación del borrador de la normativa y ahora pretenda echar por tierra el trabajo realizado. «Es una pena que El Esmerillón no se haya sentado a negociar la normativa de pesca porque hubiera conseguido unas posiciones más cercanas a sus pretensiones», opina Celestino Pérez, de Las Metas del Narcea, quien entiende que judicializar la normativa «es un error» porque puede poner en peligro la temporada de pesca «no sólo del salmón sino también la trucha».
Y hay quien ha hecho sus cuentas por si se paraliza la temporada de pesca en la región. «Una semana en el Norte de Europa para dos pescadores con caña compartida, esto es, que mientras uno pesca el otro mira, supone una inversión de 6.000 euros que no todos los bolsillos pueden permitirse», sentencia Avelino Menéndez, de la Real Asociación Asturiana de Pesca.

FUENTE: El Comercio Digital


720 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.