Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

Preocupación ante la notable disminución en el número de zorzales

Preocupación ante la notable disminución en el número de zorzales

Enviado por Diariojaen.es el 14-11-2017

La apertura de la temporada para cazar zorzales se abrió con más pena que gloria. Hasta el próximo 4 de febrero la Junta de Andalucía mantiene levantada la veda para disparar a estas aves emblemáticas de la provincia de Jaén y, en particular de los olivares.
238 Visitas
Compartir en Whatsapp

La apertura temporada para cazar zorzales se abrió con más pena que gloria. Hasta el próximo 4 de febrero la Junta de Andalucía mantiene levantada la veda para disparar a estas aves emblemáticas de la provincia de Jaen y, en particular de los olivares. Los amantes de la actividad cinegética consultados por Diario JAÉN lamentan la disminución en la presencia de los túrdidos en el territorio jiennense, en una tendencia que se mantiene desde hace al menos una década.

Uno de los aficionados, Francisco Vilches, subraya que, alrededor de tres semanas después de la llegada de los zorzales, procedentes de los países de Europa central y oriental donde pasan buena parte del año, resultan muy escasos y difíciles de ver. En esta línea, remarca los modestos resultados del primer día de caza. “No hay ni la mitad de la mitad que otros años. Antes cualquiera los veía a miles y llegaban a cogerse ‘por sacos”, resume.

La normativa regional estipula para la presente temporada un cupo máximo de captura de zorzales de veinticinco ejemplares por cazador y día. Sin embargo, Vilches remarca que este tope es casi imposible de rebasar, por la sencilla razón de que apenas existen zorzales. En la actualidad, la Administración regional autoriza dos modalidades: una en la que los participantes acechan en puestos en la que quienes llevan las escopetas se mueven por el campo. Sin embargo, a partir del próximo 1 de enero solo estará disponible en la región la primera modalidad.

Francisco Vilches, un veterano cazador asiduo de la práctica cinegética, asegura que nunca se ha presentado un panorama tan oscuro para abatir zorzales. Por otro lado, llama la atención acerca de las consecuencias adversas para municipios de la comarca del Condado, como Montizón, Santisteban del Puerto y Castellar, donde, hasta hace solo un lustro era habitual la visita de numerosos italianos, atraídos por la facilidad para conseguir el preciado túrdido, muy demandado para su consumo en forma de paté. El turismo cinegético suponía antaño una relevante fuente de ingresos, ya que el territorio condatense destaca por su paisaje adehesado en el que resultaba muy fácil ver al pájaro tras su llegada después de la temporada de cría en el extranjero.

Una temporada determinada por la sequía y sus consecuencias adversas
 
La temporada de caza avanza con el pesado lastre que representa la escasez de lluvias. Las consecuencias de la sequía son múltiples y afectan a toda la cadena trófica. La falta de agua repercute en la menor disponibilidad de vegetales, que castiga a los herbívoros y, posteriormente, al resto de animales. Igualmente actúa como factor limitante la escasa disponibilidad de abrevaderos.

Fuentes del sector cinegético explican que la reducción de las precipitaciones acrecienta, si cabe, el bajón que experimentaban desde hacía tiempo la mayor parte de las especies de caza menor. Como ejemplo ponen la presencia prácticamente testimonial de aves autóctonas como las tórtolas y las codornices —”cazables” del 8 de octubre al 31 de diciembre—, hasta el punto de que es muy raro que alguien tenga la oportunidad de alcanzar los respectivos cupos de cinco y diez unidades. En el caso de la perdiz común, la popular “patirroja”, los cazadores remarcan que cada vez se ve menos, igualmente mermada por las adversas condiciones meteorológicas, que no favorecieron su reproducción. La presencia solo es significativa en áreas muy bien conservadas y en cotos en los que se han efectuado recientes repoblaciones. Los únicos animales que mantienen sus poblaciones o las aumentan, hasta el punto de constituir plagas, son el conejo y el jabalí, con daños en cultivos e infraestructuras.

Aficionados a la caza de la provincia culpan a los plaguicidas de ser uno de los grandes destructores de las especies cinegéticas. En esta línea, reivindican a las administraciones medidas que salvaguarden una actividad que genera cuantiosos ingresos y cientos de puestos de trabajo en la provincia, además de ser un complemento para el turismo.

 

FUENTE: http://www.diariojaen.es


238 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.