Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

TURQUIA: Otro paraiso para cazar

TURQUIA:   Otro paraiso para cazar

Enviado por Carlos Serrano el 01-09-2011

Tras siglos de dominación otomana, Turquía huele a Oriente, pero no a desierto. Jalonada por grandes valles, altas montañas, algunas incluso de nieves perpetuas, no deja de ser un país mediterráneo con otra cultura. Nos podremos encontrar, en la «raya» de la caza asiática y europea, especies como el jabalí y el rebeco que tanto nos recordarán los lances al más puro estilo europeo, junto con los íbices bezoar que nos harán adentrarnos tímidamente en el fantástico mundo de la caza de alta montaña en Asia.
2320 Visitas
Compartir en Whatsapp

Tras siglos de dominación otomana, Turquía huele a Oriente, pero no a desierto. Jalonada por grandes valles, altas montañas, algunas incluso de nieves perpetuas, no deja de ser un país mediterráneo con otra cultura. Nos podremos encontrar, en la «raya» de la caza asiática y europea, especies como el jabalí y el rebeco que tanto nos recordarán los lances al más puro estilo europeo, junto con los íbices bezoar que nos harán adentrarnos tímidamente en el fantástico mundo de la caza de alta montaña en Asia.

                            

Lo principal que hay que tener en cuenta a la hora de adentrarse en la caza de este país es que si queremos abatir las cinco especies más importantes (cabra bezoar, rebeco, oso, lobo y jabalí) y convencemos a una orgánica para que nos lo permita, haremos dos expediciones totalmente diferentes en una. Realizaremos una expedición de alta montaña, con lo que ello conlleva, y luego una cacería en bosque, por lo que deberemos complementar dos equipos de ropa, armas y demás bártulos.

                            

A la hora de ir a una cacería en Turquía, hay que tener presente que las orgánicas que las ofertan pueden incluir o no en sus precios el alojamiento (que son campamentos, cabañas de montaña u hoteles, dependiendo de la zona donde se caza), comidas diarias, traslados hasta el cazadero (generalmente en todoterrenos), licencias de caza, permisos de aduanas, tasas gubernamentales, guías, certificados veterinarios y CITES… Como siempre que salgamos al extranjero, es interesante contratar un seguro médico y de asistencia de viajes.

Caza en montaña

No es Gredos, precisamente, ni tampoco los Pirineos. El pico más alto del país tiene casi el doble que el Teide y eso, como es habitual en todas las cacerías de alta montaña, se nota en las piernas y en los pulmones.

En las zonas montañosas podremos cazar el bezoar o íbex de bezoar, que es, por decirlo de alguna manera, el íbex asiático más próximo. Su distribución llega desde Turquía hasta Afganistán pasando por Irán y cadenas montañosas próximas. En Turquía puede cazarse en varias zonas del sur, pero lo más recomendable es la zona central y sudeste de los montes Tauro y el norte de Anatolia. Es un íbex de tamaño mediano, imprescindible en el salón del buen aficionado y, con los tiempos que corren, el mejor destino es Turquía.

                         

En cuanto al rebeco de Anatolia podemos encontrarle al norte y este del país, en las montañas Kackar que son una buena zona de caza al noroeste de la región del mar Negro. La mejor época de caza va desde mediados de agosto a mitad de noviembre y  hay zonas en las que es fácil combinar su caza con la del lobo. Cuando tengan en la retícula de su visor a uno de estos animales no se entretengan en adivinar sus diferencias con el resto de los rebecos del mundo: son iguales, lo que cambia es el ambiente que les rodea y unas pequeñas protuberancias parecidas a medrones, inapreciables desde la distancia, en la parte frontal de sus cuernos.

                       

Caza en bosque

Evidentemente, para que haya una población más que aceptable de osos, jabalíes y lobos se dan dos circunstancias que son: el tipo de bosques que hay en el país y la despoblación de las zonas donde estos animales habitan, aunque, por supuesto, la religión hace que los jabalíes sean más abundantes de lo normal.

                         

La zona de caza del oso  es la del noroeste de la región del mar Negro, y también se pueden abatir osos a lo largo de la región centro y sur de Turquía, siendo la mejor época la que va desde mediados de septiembre a finales de febrero. Las esperas con luna llena se hacen de mayo a octubre, y en esta época también se pueden recechar. Los recechos en la nieve en las zonas altas se realizan de enero a marzo.

                        

En lo referente al jabalí, no es cuento: en Turquía hay cochinos espectaculares, grandes y abundantes, y lo más importante es que la mayoría de los cazadores que acuden tras ellos son extranjeros, sobre todo en las zonas de mayor influencia musulmana. Uniendo todo esto, se pueden traer a casa magníficos trofeos. Las mejores zonas están en el centro de la región de Anatolia y se puede cazar de dos formas: en batida con diez o doce ojeadores y algunos perros, dando hasta cinco ganchos seguidos, lo que resulta muy distraído; y en espera, donde se consiguen los mejores trofeos. Para lo primero la mejor época va desde septiembre a febrero, y para la segunda modalidad lo mejor es entre mayo y octubre.

 


2320 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.