Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

El ciervo colorado de la Pampa

El ciervo colorado de la Pampa

Enviado por Carlos Serrano el 30-06-2011

Hoy por hoy, el Ciervo Colorado es tan atrayente como un buen dorado litoraleño, una trucha del sur o el mejor cazón en las costas del atlántico. Mas aún, cuando se puede competir por un trofeo nacional o internacional si se diera el caso. Por todo esto, es oportuno conocer más acerca de este representante de La Pampa: el Cervus Elaphus o Ciervo Colorado.
5536 Visitas
Compartir en Whatsapp

 

EL CIERVO COLORADO
Hoy por hoy, el Ciervo Colorado es tan atrayente como un buen dorado litoraleño, una trucha del sur o el mejor cazón en las costas del atlántico. Mas aún, cuando se puede competir por un trofeo nacional o internacional si se diera el caso. Por todo esto, es oportuno conocer más acerca de este representante de La Pampa: el Cervus Elaphus o Ciervo Colorado.
El orígen: Importados por Pedro O. Luro a comienzos de siglo, los ciervos colorados, oriundos de los Cárpatos, fueron aclimatados en el actual Parque Luro, desde donde posteriormente fueron llevados algunos ejemplares a Neuquén. A la muerte de Luro y el abandono de su gran dominio en La Pampa, los ciervos y jabalíes allí existentes escaparon, difundiéndose por las zonas boscosas de la provincia, al adaptarse a una amplia extensión. Hoy en día constituyen un preciado trofeo para la caza mayor. La temporada de caza del Ciervo Colorado se inicia en el mes de marzo, en época de celo y brama, y se reglamenta a través del Departamento de Fauna Silvestre de la Dirección de Recursos Naturales Renovables. Los cervatillos nacen en noviembre y diciembre. La cornamenta es el preciado trofeo por el que los cazadores lo consideran uno de los mayores atractivos de la caza mayor. Su habitat es el bosque donde logra protección y alimento.

 

                 


La mayor actividad la manifiestan en las últimas horas de la tarde, durante la noche y en la madrugada. Durante la noche se internan en la llanura en busca de tiernos sembrados. Por la mañana regresan a su refugio. Su andar es muy elegante, se distinguen por su fortaleza y altivez. Andan despacio, trotan velozmente y corren a gran velocidad; dan saltos prodigiosos y vencen sin dificultad los mayores obstáculos. Los machos de mayor edad forman reducidas tribus y los viejos viven solitarios hasta la época de celo, en que se reúnen con las otras manadas. Su instinto de conservación los hace cautelosos y precavidos. Tienen muy desarrollado los sentidos de la vista, olfato y oído. La brama es el potente llamado a la lucha de los machos, en acción preliminar al amor de los ciervos. El área de dispersión en La Pampa comprende los departamentos de Toay, parte de Utracán, Loventué, Capital, Atreucó, Guatraché, y Hucal, favorecidos por la naturaleza de valles como los de Chillén, Chapalcó, Naicó, Quehué, El Tigre, Malal Huaca, Nerecó, etc. donde encuentran mayor protección en los bosques xerófilos con predominio de caldén (árbol que tipifica la vegetación pampeana), abundando especies como molle, algarrobo, piquillín, jarilla, chañar y sombra de toro. El ciervo se ha adaptado perfectamente al clima local y al habitat de estos bosques. Compartiendo territorio con otra especie alóctona: el jabalí europeo, y las autóctonas: como el puma, el zorro, etc; consideradas de caza mayor y menor, que hacen a La Pampa, el paraíso de los cazadores.

         

 

La caza
La
caza de los cérvidos, que se inicia a mediados del mes de marzo de cada año, establece un número de ejemplares a cobrar en cada período por cazador y el número mínimo de candiles o puntas de su cornamenta. La caza se efectúa al acecho y al rececho. El primero aprovechando las noches de luna llena, en la espera cerca del bramadero o picadero; el cazador se mimetiza ubicándose en contra del viento del ingreso posible de la presa. El rececho en cambio, requiere el seguimiento del animal, reconociendo sus rastros o tras sus bramidos, cuyos cortos intervalos entre llamado y llamado, le orientan en su seguimiento; debiendo tenerse conocimiento y habilidad para transitar el bosque.

                  

Trofeos
El puntaje mínimo para integrar el “ranking” nacional de trofeos de ciervo colorado, es de 190 puntos, fórmula adoptada por la Federación Argentina de Caza Mayor, entidad que realiza las mediciones. El trofeo comprende el cráneo y sus correspondientes cornamentas; valores que se establecen a través de una tabla donde se consideran: longitud de las astas, de los candiles; circunferencia de las rosetas y de las astas con varios puntos; peso de la cornamenta; separación de las astas; número de puntas; puntos por belleza, color, perlado, puntas segundo candil y corona. Se aplican penalidades puntables, cuando existen factores antiestéticos.

                      


5536 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.