Tuslances.com - Caza y Pesca


Volver Volver al índice

Jabalíes en Irán

Jabalíes en Irán

Enviado por Carlos Serrano el 16-03-2011

Irán es el paraíso para la caza del jabalí. No hay otro lugar en el mundo donde este suido tenga unas poblaciones tan numerosas y alcancen unos tamaños de cuerpo y colmillos tan espectaculares. Los nativos los llaman “goraz”, y hasta el nombre me parece majestuoso para este extraordinario animal.
12070 Visitas
Compartir en Whatsapp

Irán es el paraíso para la caza del jabalí. No hay otro lugar en el mundo donde este suido tenga unas poblaciones tan numerosas y alcancen unos tamaños de cuerpo y colmillos tan espectaculares. Los nativos los llaman “goraz”, y hasta el nombre me parece majestuoso para este extraordinario animal.

                               

 

Las razones de esta excelente situación son varias. El hábitat es excepcional para su cría y desarrollo. Tienen inmensos bosques, generalmente de hayas, muy húmedos y con mucha comida. Tienen bellotas, hayucos, castañas, mucho pasto y grandes praderas donde hozar. Al salir del bosque, en sus correrías nocturnas, encuentran infinidad de huertos, frutales, fincas de cereal y arrozales. Si a este hábitat excepcional le añadimos que Irán es un país musulmán en el que el cerdo es un animal impuro que no pueden ni tocar, y por tanto no lo cazan, nos encontramos en una situación que hace que sus densidades sean excepcionalmente altas.

                               

Esta alta densidad les crea problemas: innumerables accidentes de carretera y huertos y cultivos arrasados por la voracidad de estos grandes animales. Los habitantes del ámbito rural defienden sus cultivos fabricando una caseta con palos y plásticos en medio de su parcela y se pasan las noches gritando, haciendo ruido y moviendo las luces de linternas con la esperanza de que se espanten y se metan en la parcela del vecino. Si con este sistema no los ahuyentan algunas veces llegan a pedir autorización para hacer esperas y dispararles, pero a esta situación se llega pocas veces. Cualquier tipo de caza deportiva, como la batida o el rececho siguiendo su huella en la nieve, no tiene interés para los iraníes y sólo lo practican extranjeros.

                               

 

Irán y su imagen distorsionada. Irán es un país sorprendente del que tenemos una imagen absolutamente equivocada en Occidente. El aeropuerto de Teherán es moderno y los tramites de visados y armas se realizan fácilmente, mucho mas rápido que en cualquier república ex-soviética o que en algunos países de la Comunidad Económica Europea y africanos. Los iraníes no son árabes, son persas, gente muy educada y respetuosa con los extranjeros. Es un país muy seguro, sin prácticamente robos, y todo el mundo te intentará ayudar en lo que necesite. La orografía es muy variada y con grandes contrastes. Tienen zonas de grandes desiertos, absolutamente despobladas, que en no muchos kilómetros se trasforman en bosques frondosos con mucha agua. Las alturas van desde el nivel del mar a los 5.671 metros del Monte Damavand, a solo 69 km. de Teherán y con nieves perpetuas todo el año. Las montañas son quebradas y muy verticales, con mucha vegetación en las zonas bajas que va disminuyendo con la altura hasta llegar a ser desérticas en las partes altas.

La caza en general. Los habitantes locales no son muy aficionados a la caza y sólo practican la caza de aves, pero no la caza mayor. Irán es un paraíso para la caza mayor, tiene la mayor variedad de animales de montaña y desierto del mundo, siendo posible cazar el íbex bezoar, el trans caspian urial, el red sheep, el armenian sheep, el isfahan sheep, el kerman sheep, el laristan sheep, la gazela guturosa, el oso pardo, el lobo y el jabalí. También tiene leopardo, guepardo y maral, pero están absolutamente protegidos.

                               

 

La caza del jabalí. Se practica de todas las maneras posibles, sin ningún tipo de limitaciones y en todos los terrenos. En las montañas, en los llanos, en los bosques y hasta en zonas sin prácticamente una mata, a veces dentro de los pueblos o en las autopistas.

En batida. No es el sistema preferido de los iraníes pero la practican desde hace pocos años porque los europeos se lo pedimos. En general se dan batidas muy pequeñas, esquinas de monte o bosquetes, con pocos puestos y poca fuerza de batidores y perros, pero como hay muchos cochinos en cualquier rincón los pillan. Son duras porque la orografía es quebrada y hay que subir o bajar andando a los puestos pero son muy “auténticas”. Los perros van muy cerca de los batidores y “ladran a parado“ a los cochinos, más que “latirlos”. No tiene mucha “codicia” con los cochinos y casi ni los muerden, pero los “marcan” bien. Cuando los ojeadores oyen los latidos van a los encames y sacan a los cochinos, intentando meterlos en los puestos, pero los perros no los siguen y se quedan con los ojeadores. Los mejores meses son los de invierno con nieve, ya que así los controlan y saben dónde están encamados, aparte de que no hay hojas en el bosque y así aumenta la visibilidad.

Esperas: De nuevo es una modalidad que hacen para satisfacer al cazador europeo. No los ceban ni les echan gasoil u otros atrayentes, simplemente se adaptan a donde entran los cochinos a comer de manera natural y los esperan. Los cochinos, de noche, se meten en los huertos dentro de los pueblos. Los mejores meses son julio para las siembras de cereal y septiembre para los arrozales. Esta variante es desconocida para los españoles, pero entran ciegos a comer arroz y se les ve bien porque el arroz no es alto. Son esperas muy molestas por la humedad, el calor y los mosquitos que hay en los arrozales encharcados.

Recechos en la nieve: Es un método muy selectivo y deportivo para buscar grandes machos. Se practica en zonas con muy poca vegetación, se busca la huella de esa noche de un gran macho y se sigue hasta el encame. El rastro se ve de lejos y se ve a que matón llega y no sigue, por lo que se sabe dónde está encamado el verraco. El cazador tiene que tener una forma física buena y a veces el esfuerzo para llegar al encame es importante, pero ver salir de un matón, por un pelado nevado, un cochinazo macho de 200 Kg con el pelo de invierno, es una experiencia única. Si además lo matas, que es lo habitual, el momento no lo olvidarás nunca.

En Irán hay zonas sin prácticamente vegetación en la que viven cochinos y su defensa, cuando se sienten acosados, es apelotonarse en círculos como los bueyes almizcleros.

Caza nocturna: Lo que en Irán se denomina “caza nocturna” es farear desde el coche y es la caza que a ellos más les gusta practicar. Es absolutamente legal y te acompaña un guarda del gobierno con toda la documentación en las largas correrías nocturnas.

Irán es el paraíso del cazador de cochinos y un destino que se debe visitar si queremos tener la posibilidad de abatir en terreno abierto un cochino de tamaño descomunal y grandes defensas.
Tiene la ventaja de que el periodo de caza anual es amplio, del 1 de julio al 20 de marzo, y de que el abanico de modalidades de caza también lo es, por lo que podemos enfrentarnos a este magnifico enemigo cinegético en la modalidad que más nos satisfaga. Los precios de los trofeos son económicos y los colmillos te los traes en la maleta, lo que también es un aliciente.


12070 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.